domingo, 29 de mayo de 2011

La situación :... ¿ y tú me necesitas?

















CAPITULO 7




-¿Dónde se encuentra Grant?- pregunta Verónica exasperada.

-No…no lo sé, no le he visto desde hace horas, ¡quizás dias!- responde el oficial evidentemente nervioso.- no sé si está muerto o vivo…, aunque tomando en cuenta las cosas que suceden aquí… mas vale considerar esa primera posibilidad.
-Y ¿Qué carajos era esa cosa invisible que asesino a todos?- volvió a preguntar la chica.

-Todo lo que sé es que a veces viene y se va… es como un mensajero de algo o de alguien que nos observa desde algún lugar…nos ha mantenido cautivos desde hace horas a mí ya mis soldados que ahora están muertos.

-¿Qué paso aquí acaso un ataque terrorista o un experimento fallido?

-Tengo entendido que es lo segundo…- responde el oficial.- nosotros no pertenecemos a este recinto, mis hombres y yo vinimos a causa de una emergencia que se desató en este lugar…. Pero cuando llegamos, todo el mundo parecía estar loco… comenzamos a ver cosas horribles, algunos sufrieron alucinaciones verdaderamente espantosas… uno a uno el personal médico y militar comenzó a ser asesinado de forma cruda y sangrienta…. Y nosotros fuimos encerrados en este galpón subterráneo, cada dos horas venía esa cosa invisible a llevarse a uno como si se tratara de un juego sádico motivado por el capricho de alguien más…, por favor, créeme que hemos sufrido tanto o más que tú y tus amigos.

-Verónica…- llama de pronto una voz a la muchacha, al darse vuelta se da cuenta que se trata de Leon quien ha llegado al lugar, junto a él se encuentra Marco.


-Bien, creo haber descifrado esto.- le dice Bateman a Headen refiriéndose al puzzle que tienen en frente.

-4 minutos… no está nada mal…- le contesta Hunter.

-Gracias. Nunca fui buena para los puzzles, me gustan los retos…. Pero cuando me pongo nerviosa tiendo a echar todo a perder.

-Dímelo a mí… jamás he sido bueno para actuar de “chico bueno”- le contesta Hunter.- sin embargo en este lugar he pasado de querer asesinar a Leon de un balazo en la cabeza a estimarlo profundamente.

-Un momento, ¿de veras pasó por tu cabeza querer asesinar a Leon?- pregunta Caroline.

-Bueno, suponiendo que esto quedará entre tú y yo… quizás sí pasó por mi cabeza en algún momento, pero soy asesino, ¿cómo me vas a culpar por pensar eso?, ¿acaso son culpables las aves por volar?

-Supongo que no…- contesta Caroline, luego vuelve a concentrarse en el puzzle.- bien, aquí vamos…. D…. O… L…O… R.

El umbral de la bóveda comienza moverse y un “clic” activa el mecanismo que abre sus puertas de forma lenta y pesada.

-¡Eso es!- exclama Caroline alistando sus armas. Lo mismo hace Hunter Headen quien se apoya a un costado.

Mientras la bóveda se abre lentamente llegan por las escaleras Marco Vancouver, Verónica Hawk y Leon Scott Kennedy.

-Juntos de nuevo...- dice Leon acercándose a la bóveda.- Muchachos, me alegro que todos hayamos logrado llegar a esta instancia en una pieza, si es que saben a que me refiero…


-Lo sabemos, Leon.- responde Marco.- y se trata de un autentico milagro.

-Mas que milagro, yo diría que ha sido fruto de sus habilidades y temperamentos, me alegro de haberles elegido para esta misión…y chicos…- Leon cambió su tono de voz a uno un poco más triste.- quiero decirles que pase lo que pase… estoy muy orgulloso de ustedes y han sido grandes compañeros…

Aquel tono de tristeza en las palabras de Leon S. Kennedy es advertido por todos en el grupo, sin embargo el peso y trasfondo real solo es conocido por Hunter Headen quien es el único que hasta el instante reconoce la infección que porta Leon.

El umbral de la bóveda termina por abrirse completamente y ante sus ojos aparece una estancia enorme y muy amplia en cuyo centro se revela una estructura que en su parte alta permanece una persona que a la distancia y por la oscuridad no pueden apreciar muy bien quien es. Los 5 miembros del grupo entran separándose por los costados tal como suele ser la tactica de los grupos de irrupción, Headen, Hawk y Leon toman la derecha mientras que Bateman y Vancouver se deslizan rápidamente por la orilla izquierda. Finalmente tras avanzar unos cuantos metros unos alaridos de dolor llegan a sus oídos. Leon se fija en la superficie de aquella estructura y no tarda en darse cuenta del crudo y horrible cuadro que está sucediendo:



















Un muchacho de alrededor de 12 años mantiene atado a una camilla a un hombre de mediana edad recostado boca abajo, el chico parece concentrado en hurgar su columna a través de una obertura en la piel y la carne. El niño está salpicado de sangre, al igual que la camilla y el suelo producto del agujero en la espalda de aquel hombre quien agoniza de forma horrible a causa del dolor.

-Hola, chicos…- les saluda el niño, quien parecía haber advertido de hacía mucho rato su presencia.- disculpen mi apariencia tan grotesca, pero todo buen médico debe mancharse de sangre alguna vez, ¿no?

-Tú…. Exclama Leon con sus ojos desorbitados por el asombro y el horror.- ¡tú!, ¡yo te conozco!

-Así es, nos topamos una vez… hace ya un buen tiempo…- respondió el chico.- recuerdo haberte permitido vivir…allá en Princeton, en un depósito de chatarra, si mal no recuerdo…

-Eres el niño Joseph… Joseph Rathbone…- dijo Leon aún golpeado por la sorpresa.- oh, por dios ¿acaso este es el recinto militar donde te mantenían cautivo?

-Así es…este ha sido mi hogar durante estos últimos meses.- contesta el muchacho.- sufriendo fuertes dosis de manipulación mental, viendo extrañas imágenes… acompañadas de una siniestra música.- Joseph baja su mirada hacia el hombre que yace sobre la camilla.- ¿no es así dr. Grant?. ¿Qué otra clase de jueguitos viciosos autorizados por el gobierno experimentó en mí?

El dr. Grant apenas y puede mantenerse consciente debido al agónico dolor.

-Ahí esta Maimillian Grant…- les comenta Leon en voz baja. Luego avanza un par de pasos hacia delante para dirigirse al niño Joseph.- Joseph,… Joe…sé que han hecho contigo cosas no muy lindas y que eres solo un niño víctima de las circunstancias, un niño que puede ser salvado y amado,… un niño justo y por sobretodo… un niño de buen corazón.

Algo ocurre con la fisonomía del muchacho que por un instante cambia su apariencia grotesca a una totalmente inocente.













-Es cierto,… yo… no deseo ser malo, pero ¿acaso alguien NO lo es?, nadie conoce mi dolor y todas las cosas que he sufrido… de uds. La única persona similar a mí es Verónica… Hawk, ella ha sufrido quizás tanto como yo y ha sido duramente golpeada por la vida tal como yo… quiero que ella sea mi novia, juntos seremos muy felices. Me sentiría tan feliz que quizás a los demás de ustedes los mate de forma rápida y no de la forma cruda y dolorosa que les tengo planeada…

Todos se quedan mirando a Hawk por un instante con cara de pregunta, pero ella solo les devuelve la mirada totalmente confundida ante lo que sucede.

-Ahmm… Joseph, ¿nos permitirías conversar esto de forma privada con mi equipo?- pregunta Leon.

-Adelante, yo por mientras seguiré estudiando la anatomía del sistema vertebral del ser humano… es taaan interesante.- dice el niño mientras comienza a tararear una melodía infantil, que a Caroline Bateman le resulta particularmente familiar. Luego advierte que se trata de la misma melodía tarareada por la anciana quien antes le había dado el alfabeto hebreo.

-Bueno…- les dice Leon reunidos en círculo.- esto es realmente feo. Joseph es solo un niño, pero no nos engañemos… también es capaz de ser muy malvado…

-Me consta.- agrega Bateman.-creo que muchas cosas que nos han pasado en este lugar han sido en parte creadas por él. Como si todo fuera parte de un juego, un juego sádico pero que le ha entretenido mucho.

-Tiene sentido, Caroline.- comenta Leon.- Este lugar lo dirige él, puede dejarnos encerrados si lo desea o asesinarnos en un parpadeo gracias a una entidad sobrenatural que le ayuda y le sirve. Tenemos que ser muy listos y rápidos si queremos salir de esta… intentar ganar tiempo, no sé. Tampoco me agrada la idea de matar a un niño, pero este niño habla de matar sin escrúpulos… y Verónica… no quiero ni imaginarle siendo su pareja. Necesito que digan lo que piensan, si alguien tiene una idea que pueda ayudarnos ante esta situación que la diga… ¿qué se les ocurre?, juntos deberemos abrazarnos a la decisión más inteligente…



*Cada uno exponga una posible salida a la situación en la que se encuentran.




Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

1 comentario:

Brian dijo...

wouw se aserca el final espero que tomen una buena decicion saludos hermanos