martes, 28 de diciembre de 2010

Nada cambia en el día de año nuevo





















Todo permanecía tan calmado aquel día de año nuevo. Un mundo de mierda era teñido de blanco gracias a la nieve que caía con bastante intensidad. Me ceñí mi chaqueta y te dediqué un pensamiento en medio de aquel desolado y frío panorama… deseaba que me hablaras…, sin embargo nada cambiaba aquel día de año nuevo.

Me encontraba bajo una triste y oscura bóveda nocturna cargando en mis manos el frío acero de una pistola que minutos antes robé de un hombre muerto, y en mi mente arrastraba el torbellino de confusos pensamientos gatillados por el cansancio de estar dos noches a la intemperie,… abrazado a la esperanza de que mi ángel guardián viniera en pos de mí y me rescatara de aquella pesadilla. Recuerdo que tus ojos parecían estar vivos de alguna manera, comenzaban a decirme muchas cosas sobre tu identidad… aquellos rasgos latinos, esa expresión inocente, aquel semblante de encandilamiento curioso que supongo es el que todos expresamos segundos antes de morir… ¿cuál habrá sido tu edad?, ¿nueve años?, ¿ocho años?...

Me permitiste seguir investigándote un poco más aquel día de año nuevo sentado a unos cuatro metros de distancia de ti. Aquella ropa tan cómoda y elegante me decían mucho sobre como pudieron haber sido tus padres, seguro que se esmeraron mucho en querer darte aquella prenda con tu color favorito y con ese bordado de un perro cachorro en el pecho. De seguro tu padre hubiese dado su propia vida por haber salvado la tuya…. Eras una niña lista, una niña muy lista y despierta. Las leves magulladuras que presentaban tus manos inertes me indicaban que luchaste salvajemente por tu vida y peleaste hasta el final, de seguro le diste un buen golpe en el rostro a aquel infectado que se abalanzó contra ti… así se hace, pequeña…

Luego comenzaste a moverte…. No me sorprendí en lo más mínimo al oír tus primeros balbuceos. Apoyaste tus manitas contra el suelo y te pusiste de pié, tu mirada perdida observó con una nueva perspectiva las cosas que habían a tu alrededor… como si hubieras vuelto a nacer. Apoyaste tus rodillas en la nieve y me miraste… yo te respondí con una dulce sonrisa, la dulce sonrisa de un ser que te da la bienvenida a este nuevo mundo que descubrías. Me gruñiste de un modo inentendible, mi preciosa, fueron tus primeras palabras… luego te pusiste de pié con dificultad… eso es, linda, tu podías…. ánimo…. Luego comenzaste a dar tus primeros pasitos de forma bien lenta y torpe… venías a mi encuentro, yo volví a sonreír… me sentí tan orgulloso de ti en aquel momento, mi niña hermosa…

Me habías acompañado tanto rato ahí en ese oscuro lugar rodeado de muerte, oscuridad y frío que lo mínimo que te merecías eras un abrazo, mi niña,… cómo hubiese querido haberte recibido con un abrazo ahí mientras dabas tus primeros pasos….

Casi lo logras, pero mi bala fue más rápida que tú y te destrozó el cráneo a unos pocos pasos de mí. Caíste al suelo otra vez, pero ahora yo estaba consciente de que jamás te volverías a poner de pié…

Guardé mi pistola aún humeante y comencé a reflexionar en la lección que me diste aquella noche de año nuevo… mientras un mundo de mierda era cubierto por la nieve…

Ahí aprendí que absolutamente nada cambia el día de año nuevo.









Felices fiestas.

LEON S. KENNEDY, 03:32 A.M.

Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Milagro macabro














CAPITULO FINAL



El tribunal federal de los Estados Unidos de América nos citó a Warren y a mí a las 08:30 de la mañana del día lunes 02 de noviembre con motivo de aclarar los hechos que ocasionaron la cruda masacre ocurrida en un depósito de chatarra ubicado en la ciudad de Princeton la noche del 20 de octubre. El agente federal Steve Miller, el capitán de la fuerza blindada Norman Parker mas una decena de hombres armados perdieron su vida aquella oscura noche de lluvia. Alan Warren se veía bastante pensativo mientras esperábamos la orden de entrar al auditorio, no cruzamos ninguna palabra. Recuerdo que ambos habíamos asistido con teñida formal y la corbata me sofocaba por lo que tuve que aflojar un poco el nudo.





Finalmente apareció ante nosotros un militar de boina verde invitándonos a pasar al auditorio. El lugar era enorme, y tras un escritorio circular se encontraban las más altas autoridades de nuestro gobierno, entre ellos pude reconocer a varios rostros amigos quienes días antes me habían prestado todo su apoyo y dado su palabra de que no iban a permitir que se me enjuiciara… cosa que estuve dispuesto a pasar por alto, pues lo vivido me había traído un raro sentimiento de desdén a lo que fuera a pasar conmigo.



-Señor Alan Warren y señor Leon Scott Kennedy.- dijo de pronto el secretario general.- el motivo de esta reunión es determinar el grado de responsabilidad que ambos tienen en el asesinato masivo de 14 hombres la noche del 20 de octubre. Estamos aquí dispuestos a escuchar vuestra historia.

Tomé aire y me dispuse a relatar los hechos tal como sucedieron aquella noche cuando nos aprestábamos a arrestar a aquel muchacho bajo la lluvia....


.......................................................


"Logramos acercarnos con mucha cautela hasta quedar a unos 15 metros de distancia de Joseph Rathbone. Comencé a salir de mi escondite con la intención de hablarle al muchacho y decirle que la policía le tenía rodeado, pero Steve Miller, el novato, me tomó del brazo y me guiñó un ojo en señal de que él quería hacer tal procedimiento… no pude hacer otra cosa que menear la cabeza.


-Bueno, niño… se acabó el juego. Estás rodeado…- dijo Miller acercándose a espaldas del chico.- Te he atrapado, ¿me oiste?... te he atrapado.


El muy fanfarrón continuaba acercándose con paso lento, pero seguro hacia el muchacho quien en un momento determinado se volteó para observarle a los ojos, en ese minuto tuve una corazonada… una muy mala corazonada. No me sorprendió de pronto escuchar a Miller gritar y llevarse ambas manos a los ojos.


-¡¡Aaagghhh!!... ¡ mis ojos!, ¡¿dónde están mis ojos?!- gritó mientras caía de rodillas al suelo. Sus dos ojos fueron arrancados de sus cuencas y habían caído al suelo.


-¡Nos va a matar!...- me dijo Warren presa del pánico.- debemos darle con todo.


El capitán del escuadrón blindado escuchó esto último y sin medir mayor riesgo, decidió que atacar era lo más sensato y dio la orden a sus hombres para que salieran de sus escondites y tiraran a matar. El grupo de hombres armados aparecieron uno a uno rodeando al muchacho, quien ni se inmutaba ante tales hechos, como si ya de antemano hubiera adivinado lo que habíamos planeado. Un desastre, todo salió mal, si estoy con vida es por… algo que no puedo describir con exactitud, sin embargo pasaré a contar los hechos tal y como yo los vi.


Una fuerza invisible elevó a los hombres por los aires y luego los dejó caer con mucha fuerza y violencia sobre los fierros y automóviles retorcidos. La mitad de ellos falleció al instante producto del golpe, los sobrevivientes que a duras penas intentaban hacer un esfuerzo por huir del lugar fueron asesinados uno a uno por una suerte de descuartizamiento simultáneo…, si tuviera que describirlo, era como si algo fuera arrancando sus extremidades uno por uno a un ritmo demencial. Warren y yo comenzamos a dispararle al chico a quemarropa con nuestras armas, pero era inútil, las balas no alcanzaban a llegar a su cuerpo, algo las desvíaba. Luego sentí un fuerte golpe en mi espada que me arrojó a varios metros lejos de mi escondite, me costó recobrar el aliento… me sentía mareado y un leve zumbido no dejaba en paz a mis oídos, miré a mi izquierda y vi a Miller sin sus ojos tirado en el suelo. De un salto me puse de pié y lo cogí de uno de sus brazos, lo arrastré hacia un rincón para poder protegerlo.


-¡Miller!, ¿me oyes?- le pregunté, pero ni siquiera reaccionaba.- ¡Miller!, ¡no te duermas!, ¿me oyes?


Luego miré un poco más abajo y me di cuenta que le estaba hablando a la mitad de arriba de Steve Miller, el resto del cuerpo seguramente se encontraba por ahí disperso. Agachado me dirigí hacia otro rincón y permanecí ahí por unos segundos hasta esperar a que mis oídos se despejaran, finalmente el zumbido desapareció y volví a escuchar el sonido de la lluvia, pero era extraño… lo único que escuchaba era la lluvia caer, toda voz humana había desaparecido “¿significaba que todos estaban ya muertos?” pensé, y en ese momento al voltear a mi derecha me topé frente a frente con el niño Joseph Rathbone, se encontraba de rodillas junto a mí…


-Hola.- me saludó.- esto se está poniendo divertido, ¿no es así?


El susto no me dejaba hablar, no sabía que responderle… permanecí en silencio observándole a los ojos que se encontraban tan cerca de los míos, su rostro no estaba más que a unos 30 centímetros de distancia del mío. Me encontraba en shock… el chico se puso de pié lentamente y me lanzó una mirada llena de asco y desprecio, luego simplemente se marchó caminando… dejándome vivir…


Permanecí oculto ahí agachado bajo la lluvia por unos minutos más hasta que finalmente opté por salir. El lugar se había convertido en un depósito de restos humanos, en el suelo los charcos de sangre daban la impresión de que era eso en vez de agua lo que caía del cielo. Alcancé a caminar unos pocos pasos por entre los restos de los cadáveres hasta que la voz de Warren llegó a mis oídos, allí se encontraba sano y salvo… se había escondido en el portamaletas de uno de los tantos automóviles abandonados.”



............................................................


El auditorio guardó silencio por unos segundos tras lo contado. El secretario general terminaba de tomar unos apuntes mientras que un comandante de apellido raro tomó la palabra.


-Es una impresionante historia…- nos dijo.- pero las muertes de aquellos funcionarios policiales ciertamente pudieron haberse evitado, y ciertamente ustedes tuvieron implicancia en el asunto.


-Señor… con todo respeto.- le contesté sin querer parecer un pelmazo.- Yo estuve a punto de morir al igual que Miller y que los demás hombres, si Alan Warren y yo estamos vivos ahora aquí hablando con ustedes es por un designio que ni yo sé explicar…, pero todos pudimos haber muerto ahí. Ninguna decisión, buena o mala, hubiese cambiado las cosas… se lo aseguro.


-Además…- añadió Warren.- no tenemos pista alguna sobre qué o quien es ese niño Joseph Rathbone, ni tampoco sobre los motivos que tiene para asesinar. Ahora se encuentra libre y mientras nuestras fuerzas se están malgastando en esta especie de juicio sin sentido, la vida de miles corre peligro allá afuera.


-Eso no es tan cierto, caballeros.- nos contestó el presidente del tribunal.- el muchacho ya ha sido capturado y se encuentra bajo observación en una institución médica del estado bajo estrictas medidas de seguridad…, tenemos mucho que aprender de él.


Aquella revelación no dejó de asombrarme, supongo que Warren se vio tan sorprendido como yo en ese minuto. Una vez terminada la reunión se acercó a mí un agente amigo mío llamado Dave Brody Smith, quien me alcanzó en el pasillo.


-Leon. ¿Cómo te va?... no tuve tiempo para hablar contigo antes de este junta.


-No te preocupes… andan todos ocupados tratando de inculparme a mí y a Warren, no tuve tiempo para fijarme en ese detalle.


-Escucha.- me dijo apartándome a un lado.- no te preocupes por esto, el veredicto será positivo para ti y para Alan. Lo que está sucediendo aquí es que un sector del gobierno quiere hacerse cargo del niño Joseph e investigarlo cual rata de laboratorio, desean aprender de él y de su extraña capacidad mental… para ello desean eliminar cualquier posible obstáculo o testigo externo que haya interactuado con él, es decir ustedes dos.


-Ah ya entiendo…- contesté invadido por un sentimiento bastante familiar.- una vez más metido en una conspiración gubernamental…, y para variar gratis…


-Pero te repito que no te preocupes. Somos mayoría en el comité y ya hemos votado, así que tranquilo.


-No lo sé, Dave.- le dije apoyándome en una pared.- esto luce mal, muy mal… estoy vivo solo porque el niño no quiso matarme, ¿entiendes eso?... con o sin el gobierno a cargo de esto, corremos peligro igual. Debo saber donde está ese niño, debo ir e intentar hablar con él.


-Es imposible, Leon. Joseph se encuentra en un complejo aislado… lo mejor que puedes hacer es alejarte de este caso… te he salvado de ir a la cárcel, y ahora te ruego que me devuelvas el favor alejándote de todo esto…


-Ese es tu eterno problema, Dave…- le contesté alejándome por el pasillo.- no te gusta terminar nada de lo que empiezas...................




En una celda oscura y aislada permanece el muchacho observando con una concentración casi exasperante hacia un punto fijo en la pared. Su ritmo de respiración es absolutamente normal a pesar del desgaste producido por un extraño sistema de tortura creado por la defensa de los EEUU, con él se pretende llegar a un agotamiento mental y lavado de cerebro gracias a sonidos e imágenes terroríficamente perturbadoras. Joseph lo ha resistido bien, ya van 6 horas desde el inicio de imágenes y 3 desde el inicio de los sonidos.

-“Deben esforzarse un poco más si quieren afectarme”.- piensa el chico mientras es observado a través de un acrílico transparente por unos médicos a 100 metros de distancia de su celda.-“Están esperando que me enfurezca o que intente salir de aquí para descubrir qué clase de poderes tengo”, “pero se llevarán una gran sorpresa al ver que no moveré un solo dedo…”


“tengo todo el tiempo del mundo…..”


“tenemos todo el tiempo del mundo, ¿no es así amigo mío?”


El niño curvó sus labios en una misteriosa sonrisa.























...FIN ?






... no podría asegurarlo...

LEON S. KENNEDY 02:11 A.M.



Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

martes, 21 de diciembre de 2010

Milagro macabro














CAPITULO 3




-Mi nombre es Joe Rathbone… tengo 12 años de edad y los que me conocen suelen decir que tengo una personalidad introvertida y solitaria. Soy hijo de una prostituta drogadicta… me gustaría poder hablarte de mi padre… pero hasta donde yo sé, podría ser cualquiera… incluso tú.


-…Joe…¡Joe…!... ¡no me mates!... te lo suplico….¡ te puedo dar dinero!, ¡lo que tú quieras!


-No me importa el dinero…- contestó el muchacho mientras dibujaba distraídamente en el barro.- ya no me importa nada de nada…


-¡Bueno!... entonces, ¿porqué no me bajas de aquí, eh chico?...- preguntó el desesperado hombre quien colgaba de lo alto de una estructura metálica, se encontraba boca abajo y amarrado de sus pies.- La lluvia ya me está arruinando la ropa… por favor, bájame.


La lluvia se había dejado caer copiosamente sobre la ciudad y sobre todo allí en los suburbios, en donde el pequeño Joseph estaba a punto de cometer un nuevo asesinato, o al menos eso parecía. Parapetados tras unos automóviles abandonados nos encontrábamos Warren, Miller y yo acompañados de un contingente del equipo blindado de las fuerzas especiales. El lugar nos ofrecía una vista privilegiada de lo que sucedía con el niño y aquel hombre colgado de sus pies.


-Fue muy oportuno el haber llegado justo antes de la siguiente ejecución.- dijo Miller.-… lástima que no podamos salvar a aquel sujeto.


Por unanimidad se había decidido esperar a que el muchacho nos mostrara como era que asesinaba de forma tan bestial, para luego tomar todas las precauciones antes de detenerle. Supongo que no se trataba de la decisión más humana y considerada que se pudo haber tomado en el minuto, sin embargo ya nos habíamos formado una idea gracias a los antecedentes anteriores de que se trataba de alguna clase de fuerza incontrolable y poderosa.


-Maldito niño… ¿porqué tardará tanto en matar a ese infeliz?- dijo Miller fastidiado por la lluvia.- menudo resfrío que cogeré.


Yo continuaba observando todo a través de los binoculares y pude comprobar que el niño y aquel hombre intercambiaban palabras, de seguro el hombre le estaba suplicando o algo así. No me gustaba la idea de dejar morir a ese hombre solo para saber cómo el niño asesinaba a sus víctimas de forma tan sangrienta, es más, aquel hombre distaba mucho de parecer un criminal… pero eso no pasaba de ser un juicio personal y prematuro.


-Es posible que solo lo esté amedrentando…- nos dijo de pronto Warren analizando la situación.- y finalmente hoy no asesine a nadie.


-No me gusta esto de esperar a que lo mate para saber a que atenernos.- comenté.- puede que nos resulte fácil o difícil, pero que aquel hombre pierda la vida no va a cambiar mucho las cosas…


En ese momento el capitán de la fuerza blindada se acercó hacia nosotros.


-Detectives, para cuando lo dispongan mis hombres estarán listos para actuar.- nos dijo con cierto tono antojadizo.- La lluvia no cede y quizás debamos estar aquí toda la noche si es que de esperar se trata.


Warren se encargó de contestarle al capitán y a la vez tranquilizarlo. Yo mientras tanto me preguntaba sobre las cosas que se podían estar diciendo aquel niño y ese hombre..................


-¡Por favor!, ¡déjame ir!.... ¡me has confundido con alguien!...¡te lo suplico!


-No puedo dejarte ir aún…-contestó el muchacho.- eres mi carnada.


-¿Tu qué?... ¡¿que soy tu quee?!


-Mi carnada…-volvió a decir tranquilamente.- Allá a unos 250 metros de distancia hay un grupo de policías que esperan a ver cómo te mato y luego así sabrán que tan seguros están frente a mí. Pero no cuentan con que yo ya sé esto y simplemente me quedaré sentado sin hacer nada…, se sentirán impacientes, de seguro querrán salvarte… y comenzarán a acercarse rodeando este depósito de chatarra, aparecerán a mis espaldas y cuando estén lo suficientemente cerca… morirán todos.


-¿Eh?, ¡¿qué dices?!...¿hay unos policías ocultos allá lejos?


-Así es.-contestó el chico.- Podrías gritar auxilio con más fuerzas, a lo mejor así vienen pronto y acabamos luego con este trámite.


El hombre comenzó a gritar desesperadamente por ayuda ahora ya sabiendo que unos policías aguardaban a los lejos............


-Creo que es hora de actuar… es solo un niño y estamos armados, hasta cierto punto es casi ridícula esta situación.- dijo Miller ya al borde de la impaciencia.

Los tres nos miramos y acordamos en que no podíamos seguir arriesgando la vida de aquel pobre tipo, la propia situación se tornaba agónica. Nos dirigimos al grupo blindado que nos acompañaba para hablarles.


-Bueno, es hora de que actuemos.- comenzó a decir Warren.- Señores, el muchacho se llama Joseph Rathbone y tiene alrededor de 12 o 13 años de edad, es hijo de una madre enferma que suele drogarse constantemente. La mujer se encuentra desaparecida y no es descabellado pensar que el muchacho probablemente la haya asesinado. Les advierto que el chico es de alta peligrosidad y si algo malo ocurre tenemos órdenes de disparar a matar...


En aquel punto del monólogo no pude evitar mirar a Warren a los ojos, por un momento me pareció que exageraba,… pero al recordar los sangrientos hechos anteriores no podía culparle por eso. Comenzamos a caminar rodeando el depósito de chatarra, la idea era sorprender al chico por sus espaldas..............


El muchacho súbitamente se puso de pié y dirigió su mirada hacia los automóviles abandonados que descansaban a la distancia, una sonrisa iluminó su rostro.


-¿Eh?, ¿qué ocurre?, ¿porqué diablos sonríes?....- le preguntó el hombre colgado boca abajo


-Ya vienen por mí….- le contestó el chico. Luego pareció dirigir sus palabras al aire.-... no podíamos esperar menos de ellos, ¿no es así amigo mío?


La fantasmal figura alada que acompañaba al muchacho a todos lados asintió de una manera grotesca y sanguinaria.


















***



De pronto tuve una sospecha... una leve sospecha de algo...

LEON S. KENNEDY, 02:12 A.M.


Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Milagro macabro



















CAPITULO 2


En un pequeño bar de la ciudad se encontraban dos hombres, uno de ellos era Lou Achomsky, conocido delincuente de poca monta que solía cometer varios asaltos y robos en la zona. Hasta hace algunos meses había salido de la prisión estatal y comenzó a vivir en el departamento con una mujer que tenía un hijo. Lou le contaba a su amigo las cosas que planeaba realizar.


-Tengo todo ya bien planificado, Walter…- decía el delincuente.- ese mini-mercado no tiene cámaras de vigilancia… es perfecto para robarlo…


-No lo sé, Lou… soy solo un saca-borrachos de este bar, no intento hacerme rico rápidamente. Tampoco quiero volver a delinquir…


-No seas pusilánime, Walter… ser un saca-borrachos no es algo de lo cual enorgullecerse. Todo el mundo está robando y haciéndose millonario mientras tú todavía lo piensas. ¿Acaso crees que voy a trabajar en algo honesto?... ¡ni muerto!


-Pero, ¿Qué hay de la mujer con la que vives?


-Es una drogadicta inútil… aunque vaya que si sabe como entretenerme en la cama jejeje… sino fuera por eso ya la habría arrojado a la basura… no es capaz ni de pensar… y ese hijo, ese estúpido hijo que tiene… a veces me mira con odio, ayer le golpeé en la cara y le destrocé el ojo izquierdo. Ahora ya ha aprendido a tenerme más respeto…


Lou se sirvió un poco más de Whisky en el vaso, su amigo Walter tan solo le miraba.


-¿Y no te hiciste de amigos en la prisión?, ¿alguien a quien puedas acudir ahora? - preguntó de pronto Walter.


-Claro que los hice… pero siempre he preferido contar con tu ayuda, Walter… mi viejo amigo Walter… juntos volveremos a ser criminales con dinero…


La voz de Lou sonaba grave y rasposa, aquel tono malvado no hacía mas que inspirar temor en Walter quien desde hace mucho tiempo deseaba abandonar la vida criminal.


-Yo ya he tomado una decisión, Lou… lamento no poder ser más tu compañero.


Lou sonrió, le parecía graciosamente absurda la posición de su amigo.


-No lo puedo creer….- dijo Lou sonriendo.- todo por querer llevar una estúpida vida honesta… con un maldito trabajo inservible que apenas y te da para comer… vas mal, Walter, vas muy mal.


Walter iba a responder, pero de pronto ve que un chico entra al bar… se trataba del hijo de la drogadicta que vivía con Lou.



















-Oye, Lou… ¿aquel no es el muchacho que vive contigo?, ¿que no es el hijo de la mujer con la que vives?


El criminal se da vuelta y comprueba que efectivamente el muchacho es el mismo a quien él había golpeado en el ojo izquierdo. Al parecer venía hablando solo.


-Es cierto, ¿y qué hará ese estúpido aquí?


-Es raro…- comentó Walter.-… ¿y porqué diablos viene hablando solo?


En efecto, el chico abrió la boca un par de veces como si estuviera en medio de una oración…o rezando. Luego caminó en dirección a la mesa en donde se encontraban ambos hombres. Se detuvo justo frente a Lou y dijo:


-Jamás te di permiso para tocarme…


--------------------------------------------------------------------------


-Luego de eso… todo se puso negro, no vi nada… solo escuché gritos y llantos a mi alrededor.- terminó por contarnos Walter


El testigo del segundo asesinato masivo a pocas horas de nuestra llegada a Princeton nos tenía absolutamente asombrados con su relato, Miller sostenía la grabadora mientras que Warren anotaba en su libreta los detalles que mas le llamaban la atención.


-¿Qué clase de gente era la que visitaba aquel bar?- le pregunté a Walter.


-Delincuentes. Todos en su mayoría eran criminales.- nos contestó.- y eso es lo que aún no logro entender… no sé que clase de horror llegó al bar que todos esos hombres despiadados y asesinos comenzaron a llorar como niñas y a pedirle ayuda a Dios… fue una masacre. Los gritos, no puedo quitar esos gritos de mi cabeza… comencé a sentir que caía agua sobre mi cuerpo, por un momento pensé que llovía, luego supe que se trataba de la sangre de los demás que me salpicaba…


-Walter, háblenos del niño… ¿usted le conocía?


-No. Al menos no recuerdo haberle visto antes…


-Usted dice que primero se le oscureció todo y luego comenzó la masacre en el bar… ¿no es así?, ¿cree usted que el niño pudo haber asesinado a esos hombres?- preguntó Warren.


-Sí. Creo que el muchacho lo hizo. Creo que no me mató solo porque soy miserable y viejo… y porque ya hace mucho dejé de ser criminal… por eso se apiadó de mí y solo me arrancó los ojos antes de comenzar a asesinar a todo el mundo.



















¿Qué demonios ocurre?...

LEON S. KENNEDY, 00:23 A.M.

Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Milagro Macabro
















CAPITULO 1



Me despertaron a eso de las tres de la madrugada, me dolía mucho la cabeza y mi boca traía un sabor amargo… tan amargo como mis últimos sueños y pensamientos. Llevaba casi tres días sin darme una ducha y una barba desaliñada me irritaba el rostro, a eso le debía sumar dos noches… dos malditas noches durmiendo en un automóvil. Finalmente y gracias a la misericordia de algún ser superior llegamos a Princeton, una ciudad pequeña y aislada, ubicada al norte del país.


-Vamos… ¡arriba, Leon!- me despertó el chico Miller, un novato de las fuerzas especiales que a tan solo horas de haberlo conocido ya me colmaba la paciencia.


-¿Hemos llegado al fin?... pensé que iba a pasar el resto de mi vida en este automóvil…- contesté refregándome los ojos.


-Tres días por carretera es lo más rápido que hay para llegar a este lugar… no exageres.- me dijo Alan Warren, un sujeto mucho más maduro y experimentado que Miller.


Luego de un instante, el automóvil se detuvo frente a un motel barato.


-Oh, genial… muero por darme un baño.- dije.


-Aún no.- le dijo Warren al chico Miller quien venía conduciendo.- tenemos instrucciones de ir directamente a la escena del crimen. Lo lamento, Leon.


-No se preocupen por mí…- respondí resignado mirando por la ventana hacia fuera.- en este lugar no soy más que un mero espectador…


Llegamos a un lugar acordonado por la policía local, varias patrullas estacionadas a un costado me advertían que se trataba de un suceso importante, al menos importante para ellos… generalmente las localidades pequeñas son tan tranquilas que incluso cuando muere un gato deciden llamar a los federales. Finalmente Miller, Warren y yo descendimos del automóvil, aquel momento fue glorioso para mi cuerpo y mis piernas que ya venían tullidas por el viaje. Un sujeto gordo y de bigotes se acercó a nosotros bastante enfurecido, lanzaba improperios y exigía saber quienes éramos… si no se callaba podía recibir una cuota de mi malhumor…


-Steve Miller, Alan Warren y Leon Scott Kennedy.- contestó el propio Warren presentándonos ante aquel sujetoiracundo.- trabajamos para el gobierno… lamentamos mucho el no haber podido llegar antes…


-¡Tres días!, ¡tres malditos días con los cuerpos ahí tirados solo para esperarlos a ustedes!, ¿Quiénes se creen que son?


-Señor, será mejor que se calme…- le dijo Warren.


-¡No me calmo!, ¡mis hombres han debido custodiar la zona durante tres días solo por… etc, etc.


El monólogo del enfurecido hombre continuó. Comenzó a dolerme mucho la cabeza así que me hice a un lado y continué caminando, Miller me acompañó y dejamos a Warren atendiendo el problema. Un policía nos hizo pasar al lugar del crimen tras haber chequeado nuestras identificaciones. Bajamos por una escaleras y de pronto me di cuenta que se trataba de un local de máquinas de videojuegos, era el tipo de lugares al que solía ir de niño… por lo que me pregunté ¿que clase de asesinato es este? Ni Miller ni Warren al parecer lo sabían. Finalmente unas cortinas blancas que ocupan los forenses nos separaban de la escena del crimen.


-Solo quiero advertirles que no es para nada lindo…- nos dijo el policía segundos antes de descorrer las cortinas.


La sangre decoraba las paredes, máquinas, mesas y prácticamente todo el lugar. Varios miembros se encontraban esparcidos por el suelo, brazos, piernas, cabezas, torsos… lo primero que pensé fue en una bomba, de seguro una granada explotó en el lugar. Miller retrocedió espantado, tuvo que sentarse tras la cortina pues no se atrevía a mirar de nuevo. Yo avancé unos cuantos pasos y hacia donde miraba me encontraba con huesos y restos de carne humana. Al cabo de unos segundos se nos unió Warren.


-Esto es peor de lo que creí…- dijo shockeado ante el panorama.


-¿Mmm?, ¿sabías que se trataba de algo así?- le pregunté.


-Sí, pero no contaba con que fuera tan horrible…


-Demonios, Warren. Sé que apenas nos estamos conociendo, pero procura contarme lo que sepas…- le dije mientras intentaba poner un pie en algún lado del piso que no estuviera cubierto con sangre.


En ese momento se acercó una mujer hermosa con una mirada bien analítica.


-Buenas noches, soy la detective Highland. ¿Ustedes han de ser los federales?, ¿no es así?


-No exactamente…- me apresuré en explicarle.- trabajamos para el gobierno, pero no pertenecemos al FBI ni a la CIA…, el estado nos ha enviado para asistirles en esta caso y ayudarles en todo lo que puedan necesitar.


-Entiendo… en ese caso será mejor que les cuente lo que tenemos hasta ahora.- nos dijo y comenzó a leer lo que tenía apuntado en una libreta que traía consigo.- Hay seis cadáveres en total, cinco niños de entre 10 a 12 años de edad mas aun adulto quien era el que administraba este local, sus miembros fueron arrancados debido una fuerza inexplicable que no ha dejado residuo alguno. No hay testigos, ni huellas de ninguna clase.


-Detective, ¿nadie ha movido nada durante estos tres dias, verdad?- preguntó Warren.


-Nadie se ha atrevido a mover nada, la escena del crimen está tal cual la encontramos antes de ayer.


-¿Han hecho un escaneo para detectar restos de explosivos?... es probable que una granada se haya detonado aquí…- dije de pronto.


-Hasta ahora ha sido la teoría mas pensada, pero hicimos un testeo y el resultado fue negativo, no hay residuo de ningún componente explosivo en ninguna parte, ni perdigones se han encontrado, nada.


-Es extraño… ¿tampoco hay cámaras de vigilancia?, ¿alguna grabación?


-No. Lamentablemente este local no cuenta con cámaras de vigilancia.


Me acerqué lentamente a la cabeza decapitada de un niño y observé sus ojos… parecía que algo querían decirme, se encontraban abiertos… aterrados…


-Debemos comenzar empadronando el área, ver que clase de sujetos venían aquí a demás de niños, saber si el locatario tenía enemigos de alguna clase…- dije mientras continuaba absorto en aquellos ojos muertos.- hablar con las personas que viven alrededor, preguntar si han visto algo extraño en los últimos meses…, ¿Warren?


-¿Sí?- me contestó.


-… Necesito descansar y darme una ducha...






Realmente lo necesitaba...

LEON S. KENNEDY, 02:21 A.M.

Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Una carta y un amigo



















David Mayer fue un gran compañero y amigo.

Hace varios años atrás estuvimos juntos en el centro de un foco de infección ubicado en los suburbios de un pequeño pueblo… Greencliff creo que se llamaba el lugar, pero ahora ya no estoy seguro. Fueron tres días de terror puro y duro durante los cuales solo el espíritu de camaradería y solidaridad nos permitió estar a salvo mucho más tiempo del que pensábamos que tardaría en llegar el rescate. Lamentablemente durante una noche, David simplemente desapareció.

Esa noche acampábamos en el sótano de una iglesia, de fondo los alaridos y grotescos lamentos de los infectados que recorrían las calles casi no nos dejaban dormir y recuerdo que charlamos mucho sobre varios asuntos, sobre la familia, sobre películas, me contó que él era fanático de los Lakers y de cómo había hecho una vez una gran fortuna apostando en un partido, etc. También me habló de su mujer, de quien estaba profundamente enamorado… me dijo que si algo malo le sucedía por favor fuera donde ella y le entregara una carta de amor que desde el día anterior venía escribiendo.


-Toma.- me dijo estirándome el sobre a la luz de una improvisada fogata.- la terminé de escribir hoy por la mañana… prométeme que si algo me sucede… irás a visitar a mi esposa y le entregarás esta carta.


-Nada malo te sucederá, David.- le dije para subirle el ánimo, pues se veía especialmente triste aquella noche.-Tú mismo se la has de entregar.


-Por favor…- me suplicó.


Tras un breve instante de silencio finalmente accedí, cogí la carta y la guardé entre los bolsillos de una chaqueta ovejera que había robado aquel día para protegerme del frío.


-¿Y qué pasaría si es a mí al que algo malo ha de ocurrirle?- pregunté observando la oscuridad del techo. Sin embargo la respuesta nunca la oí, le eché un ojo a David y este se encontraba vuelto dándome la espalda en su saco de dormir… supongo que se encontraba durmiendo.


Desperté de un salto, asustado como a las 4 o 5 de la madrugada… inconscientemente empuñé mi arma, pero al darme cuenta que me encontraba vivo y a salvo en el sótano de la iglesia logré tranquilizarme… observé a mi lado y David Mayer ya no estaba… se había ido. Me puse de pié y me abrigué con una frazada, luego comencé a buscarle. Se había ido del sótano de la iglesia, pero ¿hacia donde?, ¿porqué?... ¿acaso creyó que jamás íbamos a salir vivos de aquella zona? A través de una ranura en el techo podía ver la claridad que reflejaba el cielo del exterior y sabía cuando era de día o de noche, me pasé todo aquel día ahí en el sótano esperando la llamada, la milagrosa llamada del radio… no dejaba de pensar en David y en lo que me podía pasar a mí si es que mi radio no volvía a sonar nunca más. De pronto y cuando ya casi me había entregado a la amargura total, recibí la alerta en mi radio, estaba a salvo, el helicóptero había llegado y se encontraba sobrevolando la iglesia… el helicóptero, mi ángel de la guardia. Recibí instrucciones precisas de llegar a la azotea en un tiempo no mayor a los 2 minutos con 30 segundos, empuñé mi arma y salí como un verdadero loco del sótano hacia el exterior, subí por una estrecha escalera circular dando saltos de hasta 3 y 4 escalones sacando fuerzas casi de la nada. En ese instante olvidé el hambre y la sed que tenía solo me preocupaba el llegar sano y salvo a la azotea, finalmente lo había conseguido… llegué arriba al campanario y ahí me esperaba una escalera de cuerda. Comencé a subir a duras penas por ella y antes de alcanzar el helicóptero eché un último vistazo al pueblo, ahí abajo una legión incontable, cientos, miles de zombis rodeaban la iglesia y abarrotaban las calles...










Una vez estando arriba en el helicóptero, inconscientemente metí mi mano a uno de mis bolsillos y tomé la carta que había escrito David a su esposa, no la leí… no me atreví a hacerlo, pero me juré a mi mismo que iría a entregársela personalmente.

Pasaron creo que alrededor de 4 meses cuando fui a ver a Jessica (así se llamaba la esposa de David). Vivía en una granja aislada aledaña a los bosques de Pittsburgh. La tarde que llegué era gris y el cielo amenazaba con dejar caer su lluvia en cualquier momento. Fue ella quien me abrió la puerta, vivía sola y no me fue muy difícil darle la lamentable noticia sobre su esposo, ya que ella hacía un mes atrás hizo sus propias averiguaciones sobre el paradero de su marido y se había enterado…


-Lamento no poder haber venido antes.- le comenté una vez sentados en la sala al calor de la chimenea.- Traigo un recuerdo de David, algo que él mismo escribió para ti.


-¿Que él escribió para mí?- preguntó ocultando su pena.


-Así es…- le dije estirándole el sobre.- Ninguno de los dos tenía muchas esperanzas de salir con vida de aquel lugar… y él escribió esto como una suerte de despedida para ti… yo hubiese hecho lo mismo, no lo sé…

Jessica comenzó a leer y a medida que avanzaba cada vez se ponía mas triste, al final cuando acabó no pudo evitar romper en un amargo llanto.


-Discúlpame…- me dijo.- es que sus palabras son tan tiernas y dulces… lo único que me consuela es el saber que ahora se encuentra en un lugar mejor…


-Así es.- le respondí con una sonrisa.


Salimos de casa y yo me dirigía de regreso al vehículo, ella venía atrás de mí.


-Por cierto, ¿Cuál es tu nombre?- me preguntó.


-Leon, Leon Scott Kennedy…


-Gracias, Leon. Has sido muy amable.


-Le dí mi palabra a David que haría esto, no me lo agradezcas.- contesté.- Por cierto… cualquier noticia que tengamos sobre el cuerpo de Mayer te la haremos saber…

Ella asintió con la cabeza. Me dí vuelta para subirme al automóvil y fue ahí que lo ví, el uniforme… el uniforme que David Mayer ocupaba el día de su desaparición, se encontraba colgado y sucio en lo alto de un palo ubicado junto al granero. Me acerqué lentamente y Jessica me seguía por detrás preguntándome que qué pasaba.


-Ese uniforme…- le dije.- es el que ocupaba tu marido el día que desapareció…


De pronto un feroz gruñido me hizo retroceder del susto, venía del interior del granero… era un gruñido familiar…. Sin embargo no se trataba de animal alguno… entré con cautela y en el interior pude ver en un pequeño corral a un infectado, permanecía atado de pies y manos a unos grilletes soldados al muro y en el suelo había un plato con pedazos de carne cruda desparramada. Al verme, el zombi comenzó a gritar y a gruñir de forma desesperada… luchaba por zafarse de las cadenas que le aprisionaban y en su rostro yo pude percibir algo familiar… al cabo de un instante caí en cuenta que se trataba del mismo David Mayer, infectado.


-Pero… ¿Qué está sucediendo aquí?...- pregunté impactado por el asombro.


-Por favor, no digas nada…- comenzó a suplicarme Jessica.- Yo le cuido y le alimento, es mi esposo y le amo… él también me ama…


-P-pero… ¿cómo?... o sea, ¿cómo ha llegado hasta aquí?


-Pagué mucho dinero a un forense militar, le encontraron hace casi dos meses en los alrededores del pueblo donde había desaparecido, estaba ya infectado y le inventé una historia para que me dejara traerlo a Pittsburgh. Día y noche estuve intentando averiguar sobre él, sobre su paradero… algo me decía que no había muerto, que permanecía con vida, ¿lo ves? No me equivocaba… ¡está vivo!


El zombi continuaba gritando de forma desesperada, sus ojos muertos no se alejaban de los míos y de su boca salían toda clase de fluidos asquerosos…


-Jessica… eso ya no es tu marido…- le dije.- no puedo dejar que lo tengas acá…


-¡Por favor!, ¡te lo suplico!


Lentamente empuñé mi arma de servicio y le apunté a David,… quiero decir al zombi. Su mirada asesina y macabra, esa mirada tan familiar penetraba en mis ojos. Le apunté justo en medio de ambos…. Jessica no para de suplicarme, pero no podía permitirlo… si David escapaba la tragedia podía ser mucho mayor…



Tú amabas a tu esposa, amigo. Tú querías lo mejor para ella…



* * *



Lo lamento tanto.







....

LEON S. KENNEDY, 02:23 A.M.

Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Daemon.avi



















Tras una intensa búsqueda por fin capturamos a Daemon Phillips…



Hace alrededor de un año comenzaron una serie de muertes extrañas relacionadas a temas más bien raros, que son parte de los típicos mitos de Internet.


La primera víctima fue Mary o’ Connelly, estudiante universitaria quien se había ahorcado en su habitación por motivos que en aquel momento se desconocían, sin embargo las pistas apuntaban a una fotografía llamada smiledog.jpg o algo así… Los padres de Mary no podían entender cómo su hija pudo haber cometido tal acto, ya que no era del tipo de persona que pensaba comúnmente en quitarse la vida mas aún tomando en cuenta que le iba muy bien en los estudios. Luego, al mes siguiente nos encontramos con Sven Miller, guardia de seguridad que en primera instancia habría asesinado a su esposa e hijo para luego terminar disparándose con su arma de servicio… nuevamente no había un móvil claro y específico, tan solo un mensaje en la habitación de Sven que decía: “Las visiones del infierno enloquecen a cualquiera” y junto a el mensaje había un CD que tenía escrita la frase suicidemouse.avi.


Pasaron dos o tres meses en los que nada raro ocurrió, luego al llegar el cuarto mes vino la alarma…. Un niño de 10 años llamado George Peck murió asfixiado, su madre lo encontró muerto en su habitación al parecer estaba jugando un videojuego cuando sucedió el lamentable hecho. Al hacer los peritajes descubrieron que entre los juguetes del niño se encontraba uno que jamás él había tenido antes y que la madre no recordaba habérselo regalado nunca, era un muñeco amarillo llamado Tails Doll, personaje de un popular videojuego infantil. Este caso nos abrió una nueva puerta y es que por primera vez la víctima había sido atacada, es decir no se trataba de suicidio pues se encontraron marcas en sus dedos de rasguños y de que al parecer había luchado por su vida, pero… ¿asfixiado por aquel muñeco?... eso parecía… o al menos eso pretendían hacernos creer…


La cuarta víctima fue Sheilla Artwood, una mujer de 30 años quien fue asesinada con cuchillo por una entidad de blanco que entró a su casa una noche mientras ella veía televisión. Al parecer la mujer había recibido varias cartas en donde alguien la amenazaba firmando como “la muerte blanca”, en esta ocasión el asesino no fue tan listo y cometió el error que nos permitió su captura… huyó por una ventana y un pedazo de su disfraz de blanco se rompió y quedó atrapado en el marco. Finalmente teníamos una pista sólida que se relacionaba con las demás muertes, todas eran parte de sendos mitos y leyendas urbanas… solo fue cosa de tiempo para que las autoridades del estado le pidiera ayuda al gobierno y el asesino lograra ser capturado.


Daemon Phillips era un chico de 19 años de edad, y me tocó entrevistarle junto a un detective tras ser arrestado, parte del interrogatorio que le hicimos lo transcribo aquí:


-Bueno, Daemon… ¿qué es lo que hace que un chico como tú haga cosas como ésta?, ¿porqué lo hacías?


-Es una época mediocre…- me contestó sin mayor grado de arrepentimiento.- alguien debe mantener el equilibrio. La gente ha perdido la capacidad de creer en cosas extraordinarias, yo les he devuelto esa capacidad.


-Lo único que has hecho es devolvernos la capacidad de creer en la juventud abandonada.- le replicó el detective que me acompañaba.- así como tú deben haber miles de jóvenes inadaptados en nuestra nación.


-Crea lo que quiera, señor detective… yo soy un benefactor, el fin justifica los medios…


-Daemon… háblanos de los homicidios, ¿Cómo conseguiste realizarlos?- le pregunté bajo un gran asombro.


-A Mary la conocí en la universidad, yo sabía que ella tomaba relajantes así que la noche del crimen me aseguré de que tomara la cantidad suficiente como para poder ahorcarla sin problemas, días antes le hice leer sobre la foto smiledog.jpg y sobre su leyenda. Era la victima perfecta pues nadie nunca podía imaginar que una chica como ella terminara quitándose la vida… salvo por la fotografía, la fotografía que dejé bajo la almohada de su cama… eso reviviría el mito, reviviría la leyenda…


-Ya veo, supongo que lo mismo sucedió con Sven Miller, ¿no es así?


-Sven fue elegido al azar…- me contestó.- le seguí un par de días para ver cuál era su rutina y fue fácil reducirle en su casa con una escopeta apuntándole a su hijo. Yo maté a los tres y luego puse las huellas de Sven en el arma… antes le hice escribir la frase del infierno en el mensaje que encontraron en su cuarto y puse el CD de suicidemouse.avi junto a él. Al niño George lo conocí en una tienda de videojuegos y al charlar con él supe de inmediato que era el candidato perfecto para morir con el Tails doll… le asfixié con el mismo muñeco que dejé en su cuarto.


-Se nota que pareces estar muy orgulloso de tu trabajo…- le dije con una indignación enorme.- pero, cometiste un error… igual que todos los orates de siempre, y eso fue en lo de Sheila Artwood…


Daemon guardó silencio, sabía que había herido su orgullo y por ende su “obra”. Pobre muchacho… tan joven y tan cruel…


Lamentablemente fue sentenciado a la pena de muerte por sus cuatro asesinatos. Son pocos los estados de nuestro país que van quedando con esa cruel legislación, pero así son las cosas. Daemon Phillips descansa ahora en paz… al menos eso quiero creer ya que el juez que le condenó falleció en un accidente automovilístico hace una semana atrás…


De hecho, ya en Internet se rumorea de un video mudo, tomado por cámaras de vigilancia en la ejecución del muchacho… sus últimos segundos de vida tras la inyección letal… y de la maldición que cae sobre la vida de quien lo contempla a los ojos justo antes de morir… creo que el video se llama Daemon.avi…







¿Será posible…?

LEON S. KENNEDY 00:56 A.M.


Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Encubierto















La anécdota que paso a contar ocurrió hace ya un par de años y no deja de hacernos reflexionar sobre lo azarosa e irónica que a veces puede resultar la vida…, lamentablemente no recuerdo el nombre del agente en cuestión.


El trabajo de agente encubierto es lejos uno de las más angustiantes e impredecibles que pueden existir. Estos agentes deben hacer de todo para monitorear a los criminales y delincuentes que posteriormente deben ser arrestados. Se hacen pasar por vagabundos, vendedores ambulantes, minusválidos, etc. Todo lo que sirva para poder seguir cada movimiento o bien adentrarse en el mundo criminal. Ocurrió que durante un crudo día de invierno un camión iba a atravesar la frontera de dos estados del norte con ropa de bebé, pero impregnada en cocaína. La policía tardó 1 mes y medio en descubrir como entraba tanta droga a ese estado sin ser detectada y finalmente dieron con la respuesta al encontrarse con tan extraño y singular método. Un agente encubierto como indigente aguardaba en la carretera aquella noche. El plan consistía en simular un accidente y obligar al camión a tomar otra ruta, sin embargo algo ocurrió en la organización de la jugada que a la hora señalada el agente se encontraba en su lugar recostado a mitad del camino, pero nadie más había llegado. El camión finalmente llegó hasta donde el agente se encontraba y fácilmente le esquivó para luego seguir adelante. El agente se puso de pié y se rascó la cabeza… nada había resultado como lo planeado, se había quedado totalmente a la deriva sin comunicación alguna con sus colegas y sin identificación (por el trabajo que estaba realizando) y lo que es peor de todo: bajo la apabullante lluvia.


Esperó unos instantes a ver si llegaba alguien, pero fue inútil así que optó por caminar hacia el peaje más cercano. Un anciano apareció en aquel momento y al verle tan mojado, y con sus ropas tan ligeras le ofreció hospedaje en el lugar al cuál él iba a dejar alimentos aquella noche.


-Gracias.- respondió el agente empapado.


La idea era pedirle un teléfono apenas llegaran al lugar, así éste podía comunicarse con sus colegas de la unidad para que fueran a buscarle. Finalmente llegaron, se trataba de una gran casa en donde imperaba el silencio absoluto, el anciano saludó a una señora y le dejó una enorme caja con provisiones y alimentos en la cocina. Cuando acabó de hacer el trámite volvió donde el agente y le dijo que ocupara una de los cuartos del primer piso para dormir.


-Perdón, ¿hay un teléfono aquí que me puedan prestar?, necesito hacer una llamada.-le dijo el agente.


El anciano lo llevó hasta un teléfono que había junto a un mesón, sin embargo ambos pudieron comprobar que la línea se encontraba muerta, la lluvia y el mal tiempo habían arruinado la línea telefónica. El anciano le sugirió al agente que fuera a dormir y que mañana se levantara temprano para ir rumbo a la estación de gasolina o peaje más próximo. Así lo hizo, se fue a dormir y al ver que el anciano hacía lo mismo en otra habitación, se confió y se entregó al sueño en un cuartucho oscuro que contaba con un catre de hierro y sobre éste un colchón sin sábanas ni nada por el estilo…

Al otro día se despertó como a las 8 de la mañana y se encontró con la inquietante sorpresa de que la puerta del cuarto se encontraba cerrada con llave. Estuvo alrededor de 20 minutos golpeando y llamando para que alguien se acercara a abrirle hasta que un hombre con camiseta y pantalón blanco le contestó a través de una rejilla corrediza:

-¡Silencio, aún no es hora de ir al baño!


-¿Eh?, disculpe… tengo que salir a hacer una llamada, es urgente.


-He dicho que aún no es hora… así que debes esperar como todos los demás.- volvió a decirle el corpulento hombre.


-¿Debo esperar que cosa?, soy policía… anoche participé en una redada como agente encubierto, pero perdí el rastro de mi unidad…


-Jajaja, ok. Bueno, señor policía igual debes esperar tu turno, ahora más vale que cierres la boca si no quieres ir a las duchas frías.- dijo el hombre cerrando la rejilla de la puerta con violencia.


El agente no sabía que diablos pasaba y volvió a llamar y a golpear la puerta, pero esta vez fue ignorado por casi toda la mañana. Durante la tarde se dio cuenta que el lugar era ni más ni menos que un sanatorio mental recién instalado en la zona. Nadie daba crédito a su historia de agente encubierto y aquel anciano que le había ofrecido el hospedaje jamás volvió a aparecer pues había fallecido al otro día por la tarde de un ataque cardiaco. Su historia se hizo famosa gracias a los empleados y enfermeras que tras cumplir su turno diario en aquel lugar llegaban a casa contando sobre aquel extraño paciente. Pasaron casi dos meses antes de que la policía se enterara y finalmente tras comprobarlo fueron a rescatarle.


Si tan solo pudiera recordar su nombre… el agente luego tuvo que ir a sesiones de terapia mental para controlar sus esporádicos ataques de pánico y terror nocturno, era en la noche donde principalmente sufría de inquietantes pesadillas, despertaba gritando creyendo que aún permanecía encerrado en el manicomio…


Finalmente se sanó, ahora es un tipo normal y creo que sus superiores le recompensaron negándole de por vida toda posibilidad de volver a hacer una labor como agente encubierto.







...¿cómo se llamaba...?

LEON S. KENNEDY 00:12 A.M.

Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

martes, 16 de noviembre de 2010

Cada vez que sonrío... ¿10 niños mueren...?













Más de una vez me lo han dicho…


¿Porqué no sonríes más a menudo?


Entonces me gustaría preguntar… ¿porqué es necesario llevar una estúpida sonrisa siempre?

Me considero el tipo más gracioso, alegre y simpático del mundo, pero no muchas personas se fijan en ello. Más que mal, los años a uno lo van poniendo viejo… y mis ojos han visto cosas que poco y nada dejan para el humor, es decir, nos da a elegir dos caminos: la amargura o un sentido del humor mas bien retorcido… y extraño.

Quienes me conocen saben que soy alguien mas bien dicharachero, que gusta de la alegría y la cerveza fría. Soy bastante observador también, suelo fijarme en detalles que muchas personas a veces pasan por alto y esta habilidad tan meticulosa me ha ayudado a resolver los casos más inverosímiles a los que me haya enfrentado alguna vez., sin contar las ocasiones en las que me ha salvado la vida. A veces suelo pensar que la sonrisa está sobrevalorada… pues hay sonrisas cínicas, hipócritas, sarcásticas, dañinas, etc. Y más vale un rostro serio que una sonrisa falsa ¿no?

Tampoco es que sea de los que piensan que la sonrisa abunda en la boca de los tontos, la estupidez humana se mide a través de otras cosas, pues como dijo Einstein: “Sé que hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana… y de lo primero no estoy seguro”.





Jo, jo, jo... demasiado ebrio esta noche como para seguir escribiendo...

LEON S. KENNEDY, 02:37 A.M.


Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Silencio (capitulo final)




















Finalmente llegamos a la iglesia…

No exagero en decir que se trataba de la iglesia más fea del mundo… su fachada siniestra y oscura no era mas que la antesala de lo que nos deparaba en su interior aquel santuario hereje.

Entramos al lugar sin mayor inconveniente, la penumbra era casi palpable, solo un extraño sendero de velas nos conducía desde el umbral hasta un pequeño altar en el centro. En el altar se encontraba un pergamino de marfil en el cuál se hallaban inscritas dos enigmáticas leyendas:


*“El que lo construye no lo necesita, el que lo compra no lo quiere, y el que lo usa no lo sabe”

*“El rico huye de lo que el pobre tiene en abundancia”


Bajo ambas frases se encontraba un teclado con el alfabeto, lo que nos confundía aún más.


-¿Qué diablos es esto, Adam?- preguntó Sussman


-No tengo la más remota idea, ¿porqué me lo preguntas a mí?


-¿Porqué no hacerlo?- dijo Sussman evidenciando su total convencimiento de que todo era obra de Raynolds.


Tras el altar se encontraba una enorme puerta arqueada, se veía bastante sólida e imponente. Sugería ser la entrada a una habitación aún mucho más grande… llena de peligro. Caminé hasta ella y me encontré con la no muy grata sorpresa de que no poseía cerrojo o perilla alguna, se encontraba herméticamente cerrada. Le pedí ayuda a Sussman y entre ambos intentamos abrirla golpeando con nuestros hombros, pero todo fue inútil, la enorme puerta no cedió.

Volvimos al pequeño altar ya que era lo único que parecía servir para salir de nuestro problema.


-¿Alguien tiene consola de videojuegos?- preguntó Raynolds de pronto. Sussman y yo le observamos como si nos estuviera preguntando por un OVNI.- Sé que están pensando… deben estar diciéndose: “cómo un hombre puede dedicarse a jugar cosas de nenes pequeños”, y bueno… me gustan. Ya saben que soy raro… pero el punto es que en muchos videojuegos hay puzzles similares a este, se trata de hilar conceptos.


-¿Quieres decir que de encontrar las palabras, o el concepto correcto, podremos avanzar al siguiente… “nivel”?- le pregunté encontrándole cierta lógica al asunto.


-Así es, Leon. Tal como en un videojuego…- me dijo Raynolds.- es más… tú tienes facha de galán de videoju…


-¡Cortemos esta estupidez!- interrumpió Sussman bastante ofuscado.-¿Quién haría algo como esto? Debe ser alguien que tenga demasiado tiempo libre… quizás sea alguien que quiera precisamente mantenernos ocupados en esta idiotez.


-Pues es la única alternativa que tenemos… -le dije acercándome al teclado.- veamos… “El que lo construye no lo necesita, el que lo compra no lo quiere, y el que lo usa no lo sabe”…


-Un ataúd.- contestó rápidamente Raynolds.


-¿Eh?, ¿Cómo lo sabes?- le preguntó Sussman.


-Les digo, jueguen videojuegos… ahí esta la clave de la vida. Ahora bien… “El rico huye de lo que el pobre tiene en abundancia”… creo que esa no me la enseñaron en la escuela.


-¿Del hambre?


-¿De la enfermedad?


-De la nada… - sugerí no muy convencido.- el rico huye comprando cosas para evitar tener lo que el pobre posee en abundancia… que es la nada misma. Intentémoslo.

Me acerqué al teclado con el alfabeto y escribí primero la palabra “Ataúd” y luego la palabra “nada”.

Se escuchó un leve “click”. Luego sentí casi como si me hubiera ganado la lotería cuando la enorme puerta tras el altar comenzaba a abrirse lentamente.


-¡Vaya eres bueno!- me dijo Raynolds mientras la puerta se abría.- ¿Cuándo salgamos de aquí te importaría ayudarme en un juego?... es que estoy….


-Adam, sé que pareces chico de 12 años... pero ¡¿te importaría cerrar la boca?!- le ordenó Sussman al borde del colapso.

Hasta el instante los hechos que he contado quizás hasta puedan parecer graciosos o anecdóticos, sin embargo estaban a punto de cambiar drásticamente. Una vez que ingresamos a la siguiente recámara tuve una extraña sensación de vacío por todo mi cuerpo. Mi mente cayó en una especie de trance en el que tuve una extraña visión demoníaca y… satánica.

Finalmente tras aquella extraña confusión de sensaciones apareció ante nuestros ojos una enorme y horrible criatura mitad Dios y mitad bestia. Tenía rostro humano, mas su cuello era una especie de maquinaria arcaica… o bien tenía un aspecto bastante mecanizado. Su cuerpo contaba con un torso repugnante y asqueroso mas cuatro extremidades (brazos y piernas) largas y latigudas terminadas en peligrosas puntas. Raynolds, Sussman y yo nos quedamos mudos y totalmente paralizados ante aquella dantesca criatura.


-Les dije que nos largáramos…- dijo de pronto Sussman tragando saliva.


Acto seguido el gigantesco ser nos atacó con una de sus brazos, solo mis reflejos lograron salvarme de una muerte segura, Raynolds era un gran atleta y pudo también esquivar el mortal filo, pero Sussman resultó gravemente herido en su espalda. Adam disparó unos cuantos tiros al monstruo con la pistola que me había arrebatado, sin embargo el resultado no fue del todo bueno. Cogí mi cuchillo, y me acerqué a asistir a Sussman.


-Leon… mi pistola… ocúpala..- me dijo mientras yo lo movía hacia una pared para su seguridad.- enceguécelo, dispárale directo a los ojos…


Recibí su pistola y apunté a uno de los ojos de aquel monstruo, el disparo fue certero y el siniestro grito de dolor llegó a remecer el lugar. Adam se encargó del otro ojo, como es una persona altamente entrenada no tuvo problemas en conseguir su objetivo, la criatura ahora estaba ciega. Descargamos 3 cartuchos entre Raynolds y yo, pero el monstruo no moría, continuaba dando tumbos por todo el espacio de forma torpe. Fue ahí cuando decidí coger mi cuchillo y subirme por una de sus extremidades, clavé el filo a través de su piel y eso me servía de soporte para ir escalando, la tarea fue dura… realmente no sé como logré subir hasta su espalda mientras éste saltaba hacia todos lados. Una vez ya estando arriba logré sujetarme por su cuello gracias a una medalla que colgaba de uno de los… “huesos metálicos” que le conformaban. Agazapado esperé unos segundos para tomar aire y recuperar la fuerza, luego descargué toda mi rabia enterrándole mi cuchillo una y otra vez, cada vez de manera mas salvaje en lo que era su cabeza, no me dí ni cuenta cuando ya me encontraba bañado en sangre. Perdí La noción del tiempo en mi arrebato de ira, no sé cuanto tiempo habrá pasado desde que comencé a apuñalarlo hasta que el monstruo dio un último alarido de horror y muerte… finalmente cayó al suelo y yo salí disparado hacia una pared, caí super mal, pero por suerte salve ileso…

El monstruo cayó justo frente a los pies de Raynolds quien le contemplaba de forma extraña, el ser agonizó unos segundos antes de morir… y Adam solo se limitaba a verle de una forma muy singular… á él y a la medalla que se había roto y había caído a un costado. Me di cuenta que la medalla guardaba un amuleto, al menos yo creía que era un amuleto… luego al acercarme pude ver que se trataba de una fotografía, todo se me dio vuelta al notar que en esa fotografía aparecía el mismísimo Adam con otro muchacho muy parecido a él.

Raynolds recogió aquella medalla, pasaron unos segundos en los cuales guardó silencio,… luego comenzó a llorar amaragamente. Yo no lograba comprender que era lo que sucedía hasta que una mirada de Sussman me bastó para comprender: aquel monstruo derrotado había resultado ser el hermano de Adam Raynolds.

Ignoro que clase de fuerzas sobrenaturales van y vienen por nuestro mundo, lo cierto es que en Silent Hill parecen reunirse todas ellas…

El hermano de Raynolds se encontró con esta macabra realidad en el pueblo, seguramente fue puesto en cautiverio por un grupo religioso extremista que muchos aseguran existe en él, … para mí es complicado darle una explicación a lo ocurrido y sobre todo una lógica ya que el tiempo me ha ido enseñando que la vida carece de muchas cosas… entre ellas la lógica. Sin embargo el hecho de que aquel grupo lograra haber convertido al hermano de Adam en un gigantesco y horrible ser es la única posibilidad con la que hasta el día de hoy trabajamos, y es que yo mismo he sido testigo de cómo las derivaciones del t-virus logra hacer eso con las personas. Pero en Silent hill… todo es distinto…


Al volver a casa cumplimos con nuestra parte del trato, Raynolds fue puesto en libertad y a cambio nos reveló valiosa información sobre el Uroboros con lujo de detalles. Tengo entendido que ha viajado a Europa y reside en Francia… ahora ocupa otro nombre y suele hacerse pasar por mujer, una condesa de apellido bastante raro, tan raro como él y su personalidad.


Mientras tanto yo… a veces en mis sueños… Suelo ver aquel pueblo…








... Odio Silent Hill.

LEON S. KENNEDY, 01:23 A.M.


Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Silencio (capitulo 5)


















El hombre cabeza de pirámide continuó su lento andar hacia nosotros acompañado por el chirriar del acero siendo arrastrado por el piso metálico. Llegó a pararse a un metro y medio distancia de Adam y yo. Su hedor era insoportable… de pronto se inclinó hacia atrás y levantó la enorme espada del suelo, yo sabía que contaba tan solo con una fracción de segundo para hacerme a un lado antes de que el filo de su mortal espada lograra matar a uno de los dos, Sussman se encontraba unos cuantos metros a la izquierda empuñando su arma.

En ese instante, el cabeza de pirámide levantó la enorme y pesada espada por los aires… justo antes de dejarla caer con todas sus fuerzas sobre nosotros…


-¡Ahora!, ¡A un lado, Raynolds!- grité.


Ambos saltamos a la derecha y logramos esquivar una muerte segura, de una patada alejé unos centímetros al cabeza de pirámide de su espada que había quedado enterrada en el metálico suelo… eso nos daría tiempo para que Adam y yo la cogiéramos.


-¡Sussman, dispárale al cuerpo!- le ordené, y así lo hizo. Esta vez las balas no rebotaban, sino que los disparos se incrustaban en su piel y no le daban oportunidad de moverse.


Me abalancé sobre la espada y traté de empuñarla, sin embargo tal como lo sospechaba, su peso era demasiado para un hombre común. Le dije a Raynolds que me ayudara y finalmente entre los dos logramos desatascarla del suelo y la hicimos a un lado.


-Bien, ahora a la cuenta de tres… la levantamos y la dejamos caer con todas nuestras fuerzas sobre el pecho del cabeza de pirámide, ¿entendido?, no a la cabeza, sino a su cuerpo.- Adam me respondió afirmativamente, dando a entender que se encontraba listo.- Vamos…a la una… a las dos…y a las tres!


Ambos levantamos una vez más la pesada espada y la dejamos caer con todo lo que teníamos acompañado de un grito de rabia contra el cuerpo de aquel repulsivo ser. El mortal filo cortó su abdomen como si fuera mantequilla y una asqueroso y hedionda sustancia parecida a sangre coagulada brotó por el gran corte. El cabeza de pirámide gritó de dolor y poco a poco se fue arrodillando hasta caer muerto al suelo, un enorme charco de esa sustancia repugnante se había formado bajo su cuerpo.


-Vaya, este cuchillo sí que funciona…- dijo de pronto Adam rompiendo el silencio.



Finalmente salimos de aquel cuarto, yo lamentaba el hecho de que la espada fuera tan pesada e incómoda de tomar como para haberla llevado con nosotros. Caminamos de regreso por el mismo lúgubre pasillo que nos había conducido hasta ahí. Llegamos al hall, que transformado se veía más tenebroso y siniestro que cuando llegamos, y nos dispusimos a salir del hospital. Una vez afuera he de reconocer que casi vomito otra vez por culpa del torbellino de sensaciones y temores que el maldito Silent hill me provocaba. Ya era de noche y todas las calles estaban sucias, el suelo se había convertido en una gigantesca rejilla metálica que ofrecía una vista a un abismo ciego y aterrador. Ya no habían casas ni edificios, solamente estructuras metálicas, de fierros oxidados con figuras realmente ilógicas. Creo que Sussman estuvo a punto de enloquecer y casi cae al suelo aterrado, pero logré sujertarle.


-¡Sussman, escúchame!, ¡controlate, lograremos salir de aquí!- le dije, pero él solo se límitaba a balbucear algo inentendible mirándome con ojos desorbitados. Debía evitar que entrara en shock, por lo que tuve que golpearle.

Finalmente el golpe le hizo reaccionar, había superado su ataque de pánico y se puso nuevamente de pié sobándose el mentón.


-Gracias…- me dijo.


-No hay de qué, supongo que hubieras hecho lo mismo por mí.- contesté.


-No quisiera interrumpirles, pero tenemos compañía….- habló de pronto Raynolds.


Por una “calle” se acercaba un grupo de mujeres, a primera vista al menos eso eran ya que vestían todas como enfermeras… caminaban encorvadas y en sus espaldas todas parecían tener una extraña joroba. Al vernos se precipitaron sobre nosotros dando grandes saltos. Quise sacar mi arma, pero me dí cuenta que ya no la tenía, seguramente la había perdido en el enfrentamiento anterior con el hombre cabeza de pirámide, así que solamente contaba con mi cuchillo de servicio.


-Bueno, muchachos… son ellas o nosotros.- dije.


En un abrir y cerrar de ojos me encontraba lanzando ataques con mi cuchillo a mansalva, nos rodearon, pero felizmente a Sussman aún le quedaban unas cuantas balas lo que ayudó a disminuir considerablemente el número de “enfermeras”. Recuerdo que ninguna de ellas tenía rostro… solo pude ver sus bocas, eran los seres mas extraños y complejos a los que pude haberme enfrentado, parecían lamentarse no sé… ahora que lo pienso puede tratarse de personas que fueron poseídas o algo así, que fueron transformadas por algo. No hablaré de Virus porque esto era algo totalmente distinto a lo que un virus puede hacer, pero en este instante no dejo de sentir un grado de compasión por ellas…

Finalmente la masacre había terminado. En el suelo había cerca de 10 de esas cosas muertas tiñendo de rojo todo el lugar, incluyéndonos a nosotros… y nuevamente imperó el silencio. Adam se fijó en una nota que había dejado caer una de esas criaturas y al leerlo palideció.


-¿Qué es?- le pregunté.


Me ofreció la nota y pude leer el mensaje: “En la iglesia, hermano mío… ayúdame”

-Es mi hermano. Debemos rescatarle…- nos dijo esta vez de la forma mas seria y madura que jamás antes había visto.


-No es buena idea… deberíamos intentar largarnos de aquí, ¿acaso no han tenido suficiente?- dijo Sussman cansado ya de todo.


-Llegamos hasta aquí por algo, ¿no?- dijo Adam.- ¿dejarán esto inconcluso?


-Leon, nada más óyelo hablar…- me dijo Sussman.- pareciera que nuevamente nos quiere tentar y meter en una cosa peor, hasta ahora no me extrañaría que quiera tendernos una trampa.


Raynolds me miró con sus particulares ojos amarillos y para mi sorpresa sacó una pistola y nos apuntó con ella… se trataba de mi pistola.


-Te la tomé prestada, Leon… cuando esquivamos la espada del hombre cabeza de pirámide.- me dijo.- pero no se asusten, no los mataré.


En ese instante disparó a la cadena de las esposas, la cual se rompió dejándonos libres el uno del otro.

















-Son libres de huir si lo desean, yo vine por mi hermano… y no me iré sin él.- nos dijo alejándose unos cuantos pasos. Luego se volvió para decirnos una última cosa.- La decisión es suya…


-Leon, no tenemos ninguna garantía… debemos salir de aquí…- me dijo Sussman al notar mi silencio.










... Debía tomar una sabia decisión...

LEON S. KENNEDY, 02:36 A.M.

Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

sábado, 30 de octubre de 2010

Silencio (capitulo 4)




















Su figura era imponente… parecía estar hecho de metal, pero estoy seguro de que no era así. Cargaba una enorme espada con uno de sus brazos, cuyo filo era arrastrado por el suelo. Yo retrocedí un par de pasos… me encontraba espantado ante lo extraño y fuera de lugar que de un momento a otro se había vuelto todo. Raynolds era incapaz de mover un solo músculo y no fue hasta que vio al ser con cabeza de pirámide acercarse a nosotros que sugirió escondernos en algún lado. Sussman mientras tanto continuaba apuntándole con su pistola en medio de las histéricas carcajadas de Clark quien ya había perdido el juicio…

De pronto y sin saber cómo el hombre con cabeza de pirámide ya había llegado a una considerable distancia muy cercana a nuestra posición. Antes de poder huír vi cómo éste levantó la enorme y pesada espada que arrastraba por el suelo… y luego la dejó caer con todas sus fuerzas para decapitar con su mortal filo al pobre Clark. Su cabeza salió disparada unos cuentos metros mas allá mientras que su cuerpo cayó al suelo… no sé si fue producto del terror que me invadía, pero creo que vi su cuerpo moverse por unos cuantos segundos más, aún sin su cabeza…

-¡Por acá!- gritó Sussman quien se encontraba en el interior de un lúgubre pasillo, nos señalaba una “puerta” hecha al parecer con piel humana.


Pasamos a través de ella y llegamos al interior de un cuarto extraño… en donde una antigua cámara de oxígeno se encontraba arrumbada en un rincón. La escena no dejaba de ser escabrosa y bizarra. Sussman comenzó a observar a través de un orificio hacia fuera los movimientos del hombre con cabeza de pirámide quien merodeaba por el pasillo.


-¿Qué demonios ocurre aquí?...- preguntó Sussman aterrado.- ¿qué diablos pasa?


-Esas preguntas deberíamos dejarlas para después… lo que importa ahora es salir de aquí.- contesté.


-No pensarán en marcharse sin encontrar a mi hermano, ¿no?- dijo de pronto Raynolds recuperando el habla.


-Lo lamento, Raynolds. La misión ha sido abortada.- le dije.


-¿Ah sí?... ¿desde cuando?


-Desde que esa maldita cosa ha decapitado al pobre de Clark.- le contesté casi con desesperación.- ¿Acaso no te das cuenta de lo que está ocurriendo en este lugar? Ninguno de nosotros tiene muchas garantías de salir de aquí con vida, y si me lo preguntas dudo mucho que tu hermano se encuentre bien.


Adam guardó silencio, silencio que se mimetizó con el que se produjo en el ambiente. Al parecer el extraño hombre con cabeza de pirámide se había marchado. Ese momento de alivio sirvió para tranquilizarnos y para intentar asimilar la situación. Al darme cuenta de que nuestras radios eran inútiles resolví por intentar armar un plan o algo así. Me senté en el suelo a pensar y jalé el brazo de Raynolds quien también tuvo que sentarse a mi lado.

-Leon, libérame de estas esposas…- me dijo de pronto Adam.- ante cualquier situación peligrosa pueden convertirse en una trampa mortal y hará que uno de los dos muera.


-Sinceramente… cuento con eso.- respondí.


-Jejeje… ¿te han dicho que tu extraño sentido del humor podría matarte algún día?


-Creo que sí…, de hecho si tuviera un centavo por cada vez que me dicen eso…ya sería millonario.


-Entonces ¿me liberarás de las esposas, sí o no?


-Estoy pensando.- le dije.- Debe haber una manera de matar a ese sujeto cabeza de pirámide… no sé porque tengo la sensación de que no es un hombre normal…


-¿Qué se te ocurre que es?


-No lo sé... no sabría describirlo…


Deben haber pasado alrededor de 3 o 4 minutos cuando de repente llegó a mi cabeza una idea que nos permitiría acabar con el hombre cabeza de pirámide.


-Ya…- dije en voz alta.- ya sé como podemos matarle…


Salimos de nuestro escondite hacia un oscuro y tenebroso pasillo el cual era iluminado por una tenue luz amarillenta, un enorme ventilador se encontraba superpuesto lo que no hacía mas que comprobar lo ilógico de la nueva ambientación. Caminamos un buen tranco hasta que nos topamos con una gran puerta manchada y sucia.


-¿Estará ese hombre aquí adentro?- preguntó Sussman.


-Es muy probable.- le dije, y con mucha cautela abrí aquella pesada puerta…


El enorme cuarto que se abrió ante nosotros parecía haber sido sacado de la peor y más terrible de las pesadillas dantescas. Decenas de cuerpos similares a los maniquíes colgaban de las paredes como una suerte de macabra decoración. En el centro de la estancia se encontraba el cabeza de pirámide… lo encontramos realizando un extraño acto que no sé muy bien como describir, estaba sometiendo a un débil y flacuchento ser cogiéndole por la cintura mientras lo empujaba al suelo…

Sussman aprovechó el instante para sacar su arma y darle dos tiros en la cabeza, pero las balas rebotaron. El cabeza de pirámide se puso de pié y tomó la pesada espada que se encontraba a un lado, luego comenzó a acercarse a nosotros.


-Y bien… ¿Cuál es el brillante plan?- preguntó Raynolds visiblemente nervioso.


-Dejaremos que se acerque… y cuando te lo ordene saltarás a la derecha, Adam…- contesté.


El hombre con cabeza de pirámide continuaba acercándose a nosotros arrastrando la pesada espada…


Reconozco que me infundiste gran temor, no eras igual a los zombis ni a la clase de monstruos contra los que me había enfrentado antes. Eras distinto… y durante un largo rato permanecí en shock. Pero esa sensación de miedo terminó por hastiarme…


-Eso es. Acércate, hijo de perra…- murmuré en voz baja.






Jamás había extrañado un lanzagranadas tanto como aquella vez...
LEON S. KENNEDY 01:51 A.M.

Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

lunes, 25 de octubre de 2010

Silencio (capitulo 3)















Clark le habló a la extraña criatura, pero ésta no contestó. Se trataba de una especie de chimpancé… pero deforme.


-El individuo es hostil… saquen sus armas.- ordené.

Los tres agentes le apuntamos, aunque a mí se me hizo algo incómodo ya que mantenía mi mano izquierda esposada a la de Adam. En ese instante la criatura estuvo a punto de arrojarse sobre nosotros pero logramos reaccionar a tiempo y la liquidamos a tiros, cayó al suelo de forma instantánea. Estábamos en shock, nos mirámos unos a otros de forma incrédula durante unos segundos. Luego me di cuenta de que la criatura continuaba aún con vida en el suelo, parecía retorcerse de dolor. Me acerqué con cuidado hacia ella y le aplasté la cabeza con mi pié. El extraño ser falleció y aquel extraño ruido que emitían las radios cesó.

-¿Qué clase de monstruo es ese?- preguntó Clark


-Parece ser el derivado de un nuevo virus…- le contestó Sussman.


-No, esto no tiene nada que ver con ningún virus…- dijo de pronto Adam.- Silent hill esconde muchos secretos. No nos sorprendamos si más adelante nos encontramos con cosas similares o peores que éstas.


-¿Eh?... ¿discúlpame?... ¿estás hablando como si ya hubieses sabido que esta clase de cosas nos esperaban en Silent hill?- le pregunté a punto de perder los estribos.


-Jaja, ¿qué clase de pregunta es esa?, claro que lo sabía.


En ese momento cogí a Raynolds por el cuello, estuve a punto de estrangularle sino fuera porque los demás lo evitaron.


-No confío en ti, Adam…- le dije una vez que lograron calmarnos.- En estos instantes me pregunto cuál sería la diferencia entre dejarte ir o darte un tiro en la cabeza.


-Eres muy impulsivo, Leon… siempre lo has sido. Creo que es tu mayor defecto.- me contestó arreglándose su cabellera.- Y créeme si te digo que eso aquí en Silent Hill puede ser fatal.


-Entonces agradecería que si sabes algo más sobre este lugar te tomes la molestia de informárnoslo.


Nuestro viaje continuó, caminamos por calles mudas e inhóspitas que parecían ser meros espectadores de nuestro andar a través de la niebla. De repente a lo lejos podía oírse el llanto de algún perro que luego era apagado por el mas sepulcral de los silencios. Nunca pude ver siquiera a un solo habitante de Silent Hill andando por las calles. La sensación de transitar por un pueblo abandonado acabó con mis nervios, comencé a sentir un terror devastador que brotaba por cada poro de mi piel. Comencé a sudar frío y sentía que no estábamos yendo a ninguna parte… de pronto tuve que detener mi andar…


-¿Eh?, ¿Qué te ocurre?- me preguntó Adam al ver que la cadena de las esposas tiraba de su brazo.


-Denme un segundo…- dije.- necesito parar un rato.


-¿Estás bien?, ¿te sientes enfermo?- me preguntó Sussman acercándose.


-No es nada. Tan solo me vino un mareo…


Logré recuperarme al cabo de unos segundos. Esta extraña sensación que me invadió fue una de las tantas cosas que se fueron sumando a los eventos que detallaré a continuación…

Llegamos al Alchemilla Hospital, y tal como lo sospeché… ni rastro de persona alguna por los alrededores ni en su interior.


-Muy bien, algo raro ocurre aquí.- dijo Sussman.- Mas vale que comiences a hablar, Raynolds.


-¿Mmm?, ¿a que te refieres?


-¿Dónde están todos?, ¿Por qué no hay nadie?-le pregunté de forma directa.


-Eso no lo sé…, creánme que jamás he estado en este pueblo, lo único que sé es que aquí pasan cosas raras, ¿acaso ninguno de ustedes ha jugado el videojueg...


-¡Ya basta!- Gritó Sussman enfurecido.- ¡no te creo ninguna palabra de lo que dices!, ¡todos sabemos que Adam Raynolds no es tu verdadero nombre!, ¿porqué tenemos que creerte?, ¿eh?, ¡maldito psicópata!


-Caballeros….por favor.- dijo Raynolds con toda la calma del mundo.- esta cosa de “macho egocéntrico” no les llevará a ningún lado… ¿acaso de veras creen que les estoy tendiendo una trampa?, ¿Cómo podría hacerlo si Leon me tiene esposado a su lado?, ¿qué tan estúpido creen que soy?


-Al contrario… eres muy vivo…- le dije mirándole directamente a los ojos…


Adam algo me iba a responder en aquel minuto, pero el sonido de una lejana y ruidosa sirena comenzó a escucharse…

Lo que pasaré a describir a continuación no se lo he dicho nunca a nadie, y si lo he escrito en mi diario es para que quede como testimonio sobre lo que me tocó vivir. Sussman y yo hasta el día de hoy pocas veces nos hemos referido al tema en cuestión, pues en un silencioso acuerdo hemos preferido relegarlo al olvido.

Ocurrió que en medio de la confusión al no saber de donde provenía la alarma de la ruidosa sirena que seguía escuchándose, nuestros ojos fueron testigos del acto más inverosímil, demencial y hasta satánico… que he visto en toda mi vida… Todas las paredes, puertas, suelo y techo del 1er piso del hospital donde nos encontrábamos se fueron deshaciendo poco a poco hasta dar paso a un escenario monstruoso (aunque no sé si ese adjetivo sea el mas apropiado) Todo se llenaba de vapor, metales retorcidos, en vez de puertas unas rejillas oxidadas aparecieron en su lugar, enormes ventiladores se asomaban bajo nuestros zapatos y un aire sofocante llenó la atmósfera.













La realidad había sido cambiada ante nuestros ojos, era como si algo hubiese estado jugando con nuestras mentes… ninguno de nosotros era capaz de abrir la boca, sin embargo tales hechos no lograron ser soportados por Clark, la mente mas joven de todos los que estábamos ahí, quien afectado por lo que acababa de ver simplemente sucumbió ante la locura…

-Jajajajaja… jajajaja- reía el muchacho de forma histérica y aterradora.

Poco a poco el nivel de sus delirantes carcajadas comenzó a ser mas fuerte mientras se arrodillaba en el suelo. Sussman no dejaba de mirarme y quizás que cara habré tenido yo que al observarme palideció, nos quedamos en silencio un buen rato solamente escuchando las aterradoras carcajadas de locura del pobre Clark.

… en ese instante algo me hizo reaccionar…

… mi mano se dirigió lentamente a mi pistola de servicio…

…alguien arrastraba un enorme peso en el suelo…

… finalmente al fondo de uno de los tantos lúgubres pasillos pude verle…

… era un hombre, un hombre enorme,… pero su cabeza…

… su cabeza era como una… pirámide






Oh... por Dios...

LEON S. KENNEDY 00:56 A.M.


Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.