lunes, 23 de mayo de 2011

La situación: Nieve sucia













CAPITULO 4



Jugada para Verónica Hawk (35*)


¡Metida de pata! -15




Los disparos llamaron a otros soldados, dos de ellos entraron apuntándote directo a los ojos.

-¡Tenemos a una desquiciada en la enfermería!- gritó quien te apuntaba hacia un superior que venía entrando.

El oficial entró y se quedó observando los dos cadáveres que dejaste, luego se dirigió a ti con una mirada cargada de asco y odio.

-¿Porqué diablos mataste a dos de mis hombres?

-Uno de ellos me atacó…- contestaste señalándole al que entró con las manos arriba.

-Oh, pobre Dwight… el más joven…- dijo con una profunda tristeza.- el más asustadizo… ¿acaso no viste que se encontraba desarmado?, ¿no pensaste en lo asustado que estaba con todo esto que está pasando?

-No tengo idea de lo que está pasando, hace un instante una tropa de sus soldados me quería acribillar… ¿cómo diablos voy a saber quien está loco y quien no?- le respondes.

El oficial se queda en silencio por un instante hasta que decide abrir la boca.

-Bien, desde ahora estás prisionera. Llévenla al calabozo…- le ordena a los demás soldados.

Te desarman y te llevan de manos atadas hacia los niveles inferiores del recinto militar por medio de un ascensor. Por el camino oyes sobre los planes que tienen para ti, palabras como “señuelo” o como “intercambio” llegan a tus oídos, sin embargo no logras comprender a cabalidad todo lo que hablan. Finalmente te encierran en una celda custodiada, con tus manos atadas mientras deciden que hacer contigo…


*Debes esperar hasta que te toque en el siguiente turno.


---------------------------------------------------------------------------------


Jugada para Marco Vancouver (50*)


-No sé quien soy… la verdad…- te contesta desde el otro lado del portón.- a veces recuerdo mi pasado de una manera, a veces de otra…

Te resulta incoherente lo que señala, quizás el ajetreo y el stress de las últimas horas le han afectado, piensas.

-… y no, la única salida que tienes es… venir a mi lado…- sentencia finalmente para que el silencio vuelva a reinar.

“Genial!”, piensas con sarcasmo. “Mi situación ya no puede ser peor, lo único que debo hacer es ir al otro lado”. Recoges la llave en forma de estrella y la metes en la cerradura, el cerrojo cede y el pesado portón de hierro finalmente se abre.

-Estoy armado, así que mas vale que no intentes nada estúpido…- le adviertes antes de sumergirte en la oscuridad. La negrura es tanta que llega a ser casi algo material, no puedes ver absolutamente nada. Avanzas con mucha cautela y atento al menor sonido.- Hey, ¿Dónde estás?, habla para saber donde te encuentras…

De pronto una luz se enciende sobre tu cabeza de súbito, lo hace de forma tan inesperada que te llegó a asustar por un momento. Te encuentras en una sala vacía de color blanco con una puerta en su otro extremo, en medio de la sala hay un hombre de corbata que permanece sentado escondiendo su rostro entre sus manos, no le puedes ver la cara.

-Hey, ¿te encuentras bien?- le preguntas al acercarte.

-No… no lo estoy, pero yo ya no importo… he cambiado de opinión, ¿sabes? Quizás ya no deseo irme de aquí…

-Escúchame, soy Marco Vancouver. He venido con Leon Scott Kennedy y un grupo de rescate en busca de Maximillian Grant. ¿Cuál es tu nombre?

-No, yo no soy Grant…- te responde.- que más quisiera yo poder ser Grant u otro hombre… y dejar de ser yo…

-Bien…- le dices extrañado de su comportamiento, mientras tus ojos se posan en la puerta que sigue a continuación.- ¿sabes donde conduce esa otra puerta?

-Sí, te lleva a los baños… si quieres salir de la torre basta con que salgas por una de las ventanas. Lo malo es que estamos a una altura considerable…

-Puedo hacerlo, traigo soga. Es simple, yo te guiaré para que salgamos juntos.

-No, no iré…- te contesta de forma decidida.-Me quedaré aquí un rato más y apagaré la luz… - de pronto el hombre comienza a llorar frente a ti, aún con su rostro cubierto por ambas manos.- oh, Dios… soy un miserable… soy un pobre infeliz que no merece seguir viviendo…. Lo lamento tanto…

-Escucha, no puedo dejarte aquí.- comienzas a explicarle.- debes venir conmigo…

-Estaré bien…- te contesta entre sollozos.- pero solo debo saber una cosa… por favor, dime… dime si me perdonas.

-¿Eh?, ¿de que?

-Allá en casa… allá en casa mi pequeño niño… oh Dios, lo lamento tanto ¡fue un accidente!, mi niño, mi pequeño… por favor… he sido un mal padre… he sido un mal padre, y ahora me arrepiento tanto…. Sé que ya no puedo pedirle perdón a él, ¿sabes?, pero necesito saber si puedo tener una segunda oportunidad, por favor, ¡dimelo!

En este punto el hombre te toma de tu mano y te suplica.

-Antes de que te marches, dime si me perdonas… por favor…


*Describe tu huída de la torre a través de las ventanas del baño, para luego optar ir hacia el nivel -4 a través de una alcantarilla o bien a través del recinto militar. No olvides decidir antes si perdonas o no a aquel sujeto.



------------------------------------------------------------------------




Jugada para Caroline Bateman (50*)



-Oh… es una gran historia.- respondió finalmente la anciana.- Es hermosa y a la vez horrible, es dulce… y a la vez amarga.

-Gracias, ¿y eso es algo bueno o malo?- preguntas con cierto recelo.

-Me has hecho acordarme de mi infancia… y te estoy muy agradecida. Toma, he aquí un obsequio…

La anciana te ofrece un abecedario hebreo que en este instante no presta mayor utilidad, te quedas observando ambas hojas en las que aparecen caracteres hebreos y debajo de cada una su símil de nuestro abecedario. (una copia fue enviada a tu correo, debes verlo solamente tú)

-Ahmmm… gracias, es muy pintoresco. Escuche, debe salir de ahí. Debemos irnos…- le dices mientras guardas el abecedario en uno de tus bolsillos.

-No, no… yo me quedaré aquí…- te responde.- con mi bebé…


Posteriormente la anciana se queda tarareándole una canción de cuna a su supuesto “bebé”

*¿Deseas que la anciana te cuente más cosas? (de ser así déjale extendidas 3 preguntas que creas importantes)

*¿O deseas ir en busca de Grant a los niveles inferiores? (de ser así describe tu trayecto hasta un elevador subterráneo)


----------------------------------------------------------------------------



Jugada para Hunter Headen



-No.- te responde de forma decidida.- Iremos ambos por Verónica Hawk. De ahora en adelante no nos separaremos.

Ambos entonces recorren el camino de regreso por donde tú habías llegado. Finalmente estando junto al forado del cual tú saliste luego de haber aniquilado a las extrañas bestias, Leon comienza a llamar por el intercomunicador a Hawk.

-Es inútil, no responde.- te dice.-Es probable que haya extraviado el intercomunicador… o también es probable que…

En ese instante Leon prefirió guardar silencio y comenzó a pensar.

-Me pregunto como les estará yendo a los demás…- le comentas de pronto.

-Espero que mejor que a nosotros.- te dice mientras se queda observando un débil movimiento que parece suceder al final del túnel. Súbitamente frente a uds. Cae un diminuto cuerpo que emite un constante “bip”. Los dos se le quedan mirando por unos segundos.

-¡Granada!, ¡al suelo Hunter!- te grita mientras te empuja con violencia hacia atrás.

La explosión es devastadora y les cuesta reaccionar. Leon te coge de un brazo y te arrastra hasta un diminuto espacio que hay en una de las paredes del túnel justo antes que una ráfaga de balas caiga sobre uds.

-¡Maldición!, ¿Quiénes son estos?- se pregunta Leon mientras recarga su escopeta. Luego eleva el volumen de su voz:-¡Hey, soy Leon S. Kennedy, miembro de las fuerzas especiales del gobierno, vengo con un grupo de rescate!

Sin embargo como respuesta solo obtienen más balazos y consignas de odio.

-Se parece a las plagas…. Pero no puede ser. Estos tipos están cegados por querer matarnos.- te comenta Leon.- Bien, Hunter… saliendo de ésta iremos directo al nivel -4. Más que mal el resto del grupo está absolutamente capacitado como para salir de cualquier situación difícil…


*Describe cómo sortean este ataque a mansalva para posteriormente ir al nivel -4.



Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

1 comentario:

Brian dijo...

Muy bueno y mucha violencia sobre el Final muchos tiros jaja me gusta esto eh saludos