miércoles, 30 de marzo de 2011

Día libre

Historia enviada por Mery Grimm desde Argentina (gracias, Mery! ^^)





















Mi primer día libre en semanas. La verdad es que lo había esperado con ansias, pero ahora que por fin llegó me doy cuenta de que no tengo nada que hacer. Cuando eres una persona tan ocupada como yo no tienes tiempo para una vida social... y aunque quisieras tenerla e hicieras todo lo humanamente posible para conseguirla, debes andarte con cuidado. Nunca sabes cuántos enemigos puedes llegar a tener y tiendes a desconfiar de cualquiera que se acerque a ti. Y cuando digo cualquiera, me refiero a absolutamente cualquiera. A veces incluso desconfío del muchacho que me trae la comida rápida a casa.

Así que me levanté temprano de la cama por costumbre y vi la televisión sintiéndome un novato en ello. ¿Cuál es la diversión de pasar la vida frente a una caja llena de colores y movimientos? Como sea, lo intenté, de veras intenté disfrutarlo... pero fue inútil. Al menos una vez al día necesito hacer algo emocionante para mantener la adrenalina a flor de piel. Yo no fumo ni bebo ni tengo adicciones en general... Pero soy una persona activa y a veces me cuesta comportarme de modo contrario.

Estaba pensando en volver a la cama y observar las manchas del techo a ver si formaban algún rostro en particular cuando un comercial atrajo mi atención. En él se promocionaba un nuevo videojuego para una consola llamada no-sé-cuánto-box y el protagonista era un periodista que debía sobrevivir no sé cuántos días en un centro comercial atestado de zombies. Las imágenes no eran demasiado claras –o tal vez yo no estoy demasiado familiarizado con la velocidad de la televisión- por lo que tan sólo capté algunas armas de fuego y una que otra motosierra... y mucha pero mucha sangre. Antes de que el comercial hubiera acabado ya estaba de camino hacia mi habitación y me deshice del control remoto echándolo hacia el sofá de la sala sin siquiera observar si aterrizaba sano y salvo.

Si hubiéramos podido demostrar que lo de Raccoon City ha sido cierto tal vez hoy no debería tener que soportar éste tipo de insultos a mi existencia. Y mucho menos en mi día libre. Cualquier tipo de ganas que hubiera tenido de hacer algo diferente se ha esfumado. Es más, creo que me ha entrado algo de sueño... Así que trataré de dormir un poco. Tal vez si cuando vuelva a abrir los ojos me levanto con el pie derecho pueda aprovechar el resto del día... que de hecho recién comienza.





Los días libres no tienen sentido cuando eres un ermitaño como yo...

LEON S. KENNEDY, 07:23 AM


Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

3 comentarios:

Brian dijo...

Historia corta pero muy interesante un dia libre de Leon hace mucho no se escuchaba eso saludos Marce y Mery buena historia

Marcelo Carter dijo...

Gracias, amigo Brian :) espero mandes tu histporia también eh?.

Saludos

Anónimo dijo...

Graaaciaaas, Brian!!! n.n
Y graciasss, Marce otra vez x publicarrr mi historia!! :)

Mery ;)