domingo, 24 de julio de 2011

Patriotas
















CAPITULO 5



Un hombre armado con un pedazo de vidrio de espejo roto salió del baño de un avión... se acercó a uno de los agentes de seguridad y le rebanó el cuello, luego cogió su arma y comenzó una gran balacera a más de 50 mil pies de altura acribillando a todo el personal que viajaba con él, incluido el piloto…

Tomó uno de los paracaídas y se lanzó del avión momentos antes de que este se estrellara muy cerca de nuestra posición… Hunter Headen estaba tras mis pasos, según me había confirmado Sussman.


La noche se había dejado caer con prontitud en medio del frondoso bosque asiático. Tras caminar un par de kilómetros nos encontramos con el primero de nuestros obstáculos… una alambrada con una señalética militar donde se nos ordenaba retroceder y abandonar aquel perímetro, obviamente hicimos caso omiso y Snake haciendo uso de un mini-laser del tamaño de un llavero fabricó una entrada a través de la alambrada y así logramos pasar al otro lado.

Continuamos nuestra travesía en medio de la noche, acompañados únicamente por el sonido alborotante de cientos de insectos y aves nocturnas. Quise hablar con él, comentarle lo de Hunter Headen, no sé… decirle algo, pero Old Snake ya me había prevenido de lo peligroso que era alzar la voz dentro de una instalación militar secreta. Tras caminar por cerca de 40 minutos entre frondosos árboles y fétidos pantanos llegamos a una nueva alambrada, esta vez era más alta que la anterior (lo que ya es mucho decir) y de un grosor más marcado, un letrero amarillo nos advertía de los 1000 voltios de electricidad que contenía la alambrada y que de seguir adelante el personal militar estaba autorizado para tirar a matar.

-Lindo, ¿eh?- me susurró Old Snake mientras buscaba algo entre los bolsillos de su chaqueta.

-Supongo que esto no nos detendrá…- le dije también en voz baja.

Sacó de entre sus bolsillos un enorme puro cubano y lo depositó entre sus labios, comenzó a masticarlo como si fuera chicle… sabía que era incapaz de encenderlo. De pronto cogió una rama de árbol que se encontraba en el suelo y la arrojó contra la alambrada, un chispazo iluminó por un par de segundos la oscuridad de la noche y la alambrada expulsó la rama del árbol un par de metros más allá. Realmente se encontraba electrificada.

-Tenía que cerciorarme…- me contestó Snake mientras masticaba el tabaco del puro.- Bien, esto es lo que haremos…

Old Snake mató a una ave de gran tamaño que habíamos divisado en un nido de los tantos árboles que rodeaban la zona, la cogió y la incrustó entre la alambrada con la ayuda de un palo que agarró firmemente con sus dos botas de cuero para aislar la corriente, nos alejamos y la pobre ave no dejaba de temblar sacudida por los voltios de electricidad, al cabo de unos minutos comenzó a salir olor a pollo frito…

-¿Qué estamos haciendo?....- le susurré mientras estábamos escondidos tras unos arbustos.

-Llamando la atención de alguien…- me contestó mientras comenzó a aventar cosas a la alambrada que provocaban más chispazos.

Al cabo de unos minutos divisé un movimiento tras la alambrada, un soldado se acercaba al lugar del incidente.

-… es un animal atrapado en la cerca, Fox 2, ¿me copia?- decía el soldado por radio mientras examinaba al ave.- terminará por quemar la fuente, debo desatorarlo…

Old Snake sacó una suerte de rifle en miniatura y montó la mira telescópica en él, yo observaba sus movimientos con atención, ninguna expresión se reflejaba en su rostro y ningún músculo se movía siquiera un centímetro.

-Fox 2, solicito que corte la electricidad de la alambrada por un segundo para sacar este desastre.- dijo el soldado por radio.- Perfecto, no tardaré más de 30 segundos…

Acto seguido el soldado comenzó a sacar el ave enredada en los alambres, un apagado sonido llegó a mis oídos y luego vi como aquel soldado caía muerto al suelo. Old Snake lo había asesinado con el rifle silencioso.

-¡Corre!- me dijo mientras salía disparado de nuestro escondite hacia la alambrada.

Le seguí y ambos comenzamos a escalar la cerca con la mayor rapidez posible, alcanzamos a descender del otro lado justo un momento antes que la electricidad fuera dada nuevamente. Íbamos a continuar, pero cogí a Old Snake por el hombro…

-Hey…- le detuve en voz baja.- sería bueno no matar a nadie, a no ser que sea absolutamente necesario.

Me miró un poco confundido y luego esbozó una forzada sonrisa.

-¿Cómo crees que vamos a llegar hasta la base de datos de BIG?... ¿pidiéndolo por favor?- me preguntó.

En ese minuto la radio del soldado muerto comenzó a sonar.

-[Fox 2 a Fox 6, ¿todo bien con la diligencia?]- preguntaba la voz a través de la radio.

-De haber reducido a ese soldado…- volví a insistir.- ahora estaría respondiendo al de la radio fingiendo que todo está bien… ¿Comprendes?

-Tarde o temprano nos van a descubrir, Kennedy…- me contestó Snake.- es cosa de tiempo para que jalemos nuestros gatillos contra ellos y ellos contra nosotros.

-[Fox 2 a Fox 6, ¿está todo bien en la alambrada?, ¿me copia?]- volvió a preguntar el de la radio.

Snake y yo nos miramos en silencio, ambos sabíamos que en un par de minutos ese tal Fox 2 sospecharía y vendría a este sector de la alambrada a ver que había ocurrido, y aunque escondiéramos el cadáver del soldado… era tan solo cosa de tiempo para que se percataran de que algo malo ocurría, y esos minutos de ventaja o desventaja eran los que a mí me preocupaban. Old Snake cogió el radio y con absoluta frialdad respondió escuetamente:

-Fox 6 a Fox 2, todo bien con la alambrada, cambio y fuera…- dijo y nos quedamos en silencio a ver si Fox 2 contestaba.

Pasaron largos segundos hasta que de la radio sonó una incrédula voz que nos respondió:
-Correcto, Fox 6.

Me estremecí, no tenía ninguna duda de que habían desconocido la voz de Old Snake y que ya habían comunicado la alerta, pero Snake… sujeto frío y experimentado no se preocupó en lo absoluto.

Avanzamos lo que quedaba de distancia a un ritmo más lento, ocultos entre las sombras de los arbustos que se iban haciendo cada vez más escasos. Momentos antes Old Snake me había advertido sobre la presencia de francotiradores tras la segunda valla de cualquier perímetro militar protegido,… y no tardamos en enfrentarnos a esa aterradora realidad. Snake me tapó la boca con su mano y me hizo agacharme junto a él.

-Te tapo la boca…. Porque eres un niño…- me dijo con voz ronca.- los niños lloran… y no quiero que llores, ¿nos entendemos?

Solo me limité a mirarlo a los ojos, lentamente me destapó la boca y dijo:

-Francotirador distraído, oculto en lo alto de un árbol a las 1300, yo me encargo.

Comenzó a preparar su rifle en miniatura, montó la mira telescópica con sumo cuidado mientras yo intentaba encontrar al francotirador, al cabo de un momento lo descubrí… arriba de un árbol vigilando la zona, vestía completamente de negro.

-Supongo que no hay otra salida…- le dije reprochando el acto de matar solo porque sí, siempre he creído que es mejor reaccionar a un ataque que propiciarlo. Pero Old Snake no habla mi mismo idioma.

-Lo siento, Kennedy… pero este ya no es tu juego.- me contestó arrojándome en mi cara mis propias palabras.-… de hecho, esta ya no es tu historia…

Acto seguido disparó de forma certera y el francotirador cayó muerto al suelo desde lo alto de aquel árbol. Esperamos unos segundos antes de movernos por si había otro movimiento y como nada ocurrió proseguimos nuestro acercamiento a la planta militar BIG. Avanzamos varios metros hasta aproximarnos hacia las primeras bodegas de almacenaje, Snake y yo nos ocultamos tras unas curiosas cajas de acero y a nuestros oídos llegaron las primeras voces de los soldados que daban órdenes y andaban de un lado a otro. Ocultos a la vista de los demás continuamos moviéndonos entre las sombras y logramos aproximarnos hacia una posición más cercana de la primera bodega de almacenaje. En ese momento no tenía idea de cuál era el plan de Snake y como odiaba su silencio…

-¡Ven acá, maldita basura!- exclamó la voz de un soldado a mis espaldas…. Quedé paralizado, por un momento creí que nos habían sorprendido, pero no era así… se trataba de una increíble coincidencia, el soldado había sorprendido a un tercer intruso en la planta BIG.

-¡Miren lo que he encontrado!- dijo el soldado llevando al intruso frente a sus superiores.- Estaba oculto tras uno de los vehículos.

-¿Cómo te llamas?....- le preguntó uno de los oficiales.

-(….)

-¿Con que no quieres hablar, eh?, ¡ya vas a hablar, pedazo de mierda!- le gritó el oficial lanzándole un escupitajo a la cara, el intruso solo sonrió mientras la saliva caía por su rostro.













Al ver aquella sonrisa se me heló la sangre, era él… su sonrisa, su cabello, sus ojos color violeta que indican cuando está poseído por su “yo” interior… era Hunter Headen…

-¡Oh, por Dios!- exclamé.- es Hunter Headen.

-… ¿Quién demonios es Hunter Headen?- me preguntó Snake sin entender nada.







...linda fiesta era la que iba a comenzar

LEON S. KENNEDY 00:55 A.M.


Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

5 comentarios:

Lady Bateman & Puppeteer Raven dijo...

muy buen cap marce! excelentemente redactado como siempre, ya quiero saber a ver que pasa con el pobresito hunter xD

saludiines!

Georgina dijo...

jaj muy bueno marce!! como siempre... demás esta decir q estoy ansiosa x el próximo!!! saludos!
y gracias lady x apiadarte d Hunter jaja

Brian dijo...

ooooooooooooh marce lo que va a ser la historia final con hunter despues de mucho tiempo se van a encontrar espero ese final saludos

Raymond dijo...

muy buen marce!!!!!!!!!!!!!

saludos

Marcelo Carter dijo...

Gracias, amigos. Ya dentro de poco se viene el nuevo cap jeje. Un saludo y mil grcias por dejar su comentario ^^