lunes, 25 de abril de 2011

El fin del principio

Historia envíada por Lady Bateman desde Argentina (Gracias, Lady!)




















Desde niño mi madre solía decirme que yo iba a llegar a hacer algo grande y que estuviera desde donde estuviese, se sentiría orgullosa… un mes después ella murió.
Papa era bueno conmigo, si me portaba bien, salíamos a matar animales. Una vez mate a un conejo, blanco, con un rabo peludo y con forma de Pompon. Decidí llamarlo así… Pompon. El era una buena mascota, pero era muy perezosa, casi ni se movía, y odiaba esas vetas rojas que tenia. Papa decía que no podría tenerlo por mucho tiempo, que no seria bueno para la higiene de la casa… así que esa misma noche la cocino para mi, la acompaño con una buena cacerola de verduras… esas que te hacen fuerte y activo, según decía mi madre.

Pero el tiempo pasó, yo me sentía encerrado, enjaulado como un animal de circo. Le dije a papa que me iría de casa pronto… el no lo tolero. Trato de retenerme, pero cuando me di cuenta, el terminó igual que Pompon. Acostado de lado, con esas mismas vetas asquerosas y deformadas que tanto detestaba.Lo arroje al bosque… y luego de cenar, tome mi mochila y me fui.

Al llegar al asilo, una niña que caminaba por el borde de una barandilla fue lo primero que vi. Se veía tan indefensa, sabia que iba a caer, así que la sujete de un brazo y le dije que estaba mal lo que hacia. Ella me tomo de la mano y me dijo que la acompañara en su juego.Las hamacas me resultaron un reto muy divertido y peculiar, las constantes subidas y bajadas me daban la ilusión de que podía volar… eso me gustaría… volar.Se hizo tarde y la niña debía partir hacia a su casa, la acompañe y cuando llegamos al umbral de la puerta comenzó a llorar. Le tendí un regalo, lo único que me quedaba de Pompon, su pata exhumando vetas rojas. Ella lo tomo feliz y pronto se desvaneció en la noche.

Me dirigí a la parte mas baja del abismo y divisé muy a lo lejos, un edificio, enorme, casi parecía tocar las nubes. Entre sin apuro, salude a un amable caballero de traje que esperaba junto con su difunta mujer contemplando su vacío ataúd. Apenas lo vi, tome el primer elevador que se abrió.Un timbrazo anuncio mi llegada al fin del mundo, el frío me calaba los huesos, pero no se sentía mal… de hecho curaba las múltiples heridas que aun supuraban esa tibia sangre.
Mi madre me llamo apenas toque el borde, mire hacia arriba, a pocos metros mío, una sombra radiante de luz me observaba… alcé una mano, pero no la alcanzaba… madre, por que te alejas de mi?. Volví hacia atrás, tal vez algo de impulso me ayudaría a llegar hacia ella. Corrí con todas mis fuerzas, sintiendo como el frío y el viento me cortaban la cara y al llegar al borde salte como nunca antes, estirando los brazos para llegar hacia ella… pero… no pude tocarla, sus manos se apartaron de las mías con asco… por que mama?. Será por que yo fui el que curo tu sufrimiento?, el me dijo que lo hiciera… tu sufrías y yo quería verte bien.
Mama… por que me dejas?.Mi cuerpo flotaba sobre un paraíso de nubes, donde pequeñas hormigas lo habitaban. El fuerte viento casi me dejaba desnudo, hasta que algo duro y firme me detuvo. Se sentía tan bien… la sangre tenia un gusto delicioso y la textura de ella en mis dedos era mas que extasiante.Mama me llamo esa misma tarde, su rostro estaba empapado en lagrimas. Se sentó junto a mí y me dijo que había sido un mal hijo y que allí me iban a curar de la enfermedad que asesino a mi padre… “perteneces aquí”, me dijo antes de desvanecerse entre la horrible sombra del sombrerero.

Al llegar a mi habitación, me recosté sobre la suave pared de terciopelo rojo, pase mis dedos por ella, no se sentía como el terciopelo fresco… era mucho mas áspero, mas coagulado, hasta mi lengua lo siente distinto. Me pare y me dirigí a la ventana enrejada, que esta a lo alto del piso, apenas pude sentir el calor proveniente de la chimenea, donde dicen que dios quema a sus muertos. Allí la vi a mama, caminando lentamente hacia las llamas. No quería verla sufrir, así que lleve mi uña del dedo anular a mi ojo y me lo arranque… la risa de mama se opacaba con los gritos del infierno.Pase mi mano por mi rostro… era suave, su textura era casi orgásmica. Caí de rodillas al techo con placer… Pero ese día no morí, por que aunque lo intente una y otra vez, el sombrerero no me lo permite.



La enfermera me dijo que ya no lo intentara, por que Pompon se volvería a enojar conmigo.


Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

3 comentarios:

Lady Bateman & Puppeteer Raven dijo...

gracias Marce!... por las dudas para los que no entendieron :D :
habla sobre un "universo alterno" de Leon, en el que el repasa ciertos momentos con su familia... luego se mezcla con un sueño, ii finalmente despierta en un psiquiatrico. obviamente, el suicidio es algo comun en Leon, ya que no soporta el ser un paria... la historia la voy a continuar y voy a aclarar varios puntos xD

Saludiines! n.n

Brian dijo...

esa esta buenisima la historia un poco complicada de entender por partes, pero las explicaciones me isieron entender todo que bueno saludos y espero mas jaja

Mery dijo...

El sueño tenía qe ver con el País de las Maravillas...? El conejo blanco (pobrecito) y el sombrereroo...(?
Muy bueno, LadyB! tiene ese toqe misterioso qe te impide dejar de leer ;)