sábado, 15 de enero de 2011

LxL


















CAPITULO 2




Al día siguiente Lilith se dirigió en su motocicleta directo al muelle, faltaban pocos minutos para el mediodía y debía encontrarse con quien había charlado por teléfono el día anterior. Hacía calor en la costa y mucha gente paseaba por el lugar… la mujer no pudo evitar sentir que podrían estar tendiéndole una trampa.


“Hmmm… ¿realmente Scott vale la pena?”, “¿Qué es lo peor que sucedería si vuelvo sin él a casa?”


Mientras la chica aguardaba junto a su motocicleta estacionada cerca del muelle, llegaba también al lugar una caravana de oficiales.


-El lugar está repleto… debemos evitar que esto se salga de madre.- comentó Kevin a Leon S. Kennedy quien venía en el mismo vehículo.


-Ya lo creo. Por ahora solo debemos esperar y ver con quien Lilith se reúne.


El tercer asesinato había ocurrido en la mansión del concejal Clark Derleth, la policía descubrió su cadáver durante la madrugada y esta vez el lugar sí contaba con cámaras de vigilancia operables más un circuito cerrado de micrófonos, aquel sistema de seguridad permitió a los federales obtener información sobre la mujer y su nombre. El seguimiento había durado gran parte de la mañana hasta el mediodía y les había guiado hasta el muelle. En aquel momento una camioneta negra llegó al lugar y se estacionó a unos cuantos metros de Lilith, la chica se quedó observándola por un instante hasta que de ella descendió un hombre alto y robusto quien le hizo un gesto para que se acercara.


-Ven con nosotros, no podemos estar seguros en este lugar…- le dijo el hombre a Lilith cuando esta se le acercó.


-¿Ir con ustedes?... ¿adonde?- preguntó la mujer.


-Donde sea menos aquí… la policía pudo haberte seguido, no lo sabemos…. Pero no correremos ese riesgo.


-Necesito saber si Scott está con vida, o bien no voy a ningún lado.


En ese momento un sujeto de ojos azules y cabello castaño se asomó a la ventana de la camioneta con una estúpida sonrisa.


-¡Eee hola, Lilith! ¡gracias por rescatarme!


-Mmmfff… lo está.- suspiró la chica con una cierta cuota de fastidio.- Bien, pero ando con mi motocicleta, será mejor que ustedes vayan por delante y yo les siga.


-No es necesario. Cabe en la parte posterior de la camioneta si la metemos… y así nos aseguraremos de que tú no hagas nada “extraño”.


Lilith escupió al suelo y respondió solo con una desafiante sonrisa. Finalmente el corpulento hombre metió la motocicleta en la parte posterior de la camioneta y luego se subió junto con Lilith en el asiento trasero, allí aguardaba Scott con sus manos atadas.


-¡Mira, Lilith me ataron las manos igual que en las películas!- le dijo apenas la vió.


-Ya veo… supongo que no alcanzaron a matarte como en las películas…


-¿Eh?, ¿me iban a matar?... ¿es verdad eso?- preguntó Scott al tipo que manejaba la camioneta.


-¡Cierra la boca!- exclamó de pronto el copiloto dándose vuelta.- he aguantado tus idioteces todos estos días… créeme que si no estás muerto es solo porque el jefe no ha dado la orden.


-Ay, entonces ya no le interrumpiré más “señor mafioso”.- contestó Scott cruzándose de piernas.


-Bueno… ¿adonde se supone que vamos ahora?- preguntó finalmente Lilith.


-Nuestro jefe desea charlar contigo, dice que eres buena en esto y quiere que hagas más trabajitos para él.


-Mmm… no, no…- contestó la mujer.- matar es divertido, pero si lo convierto en un oficio ya no volverá a ser lo mismo… además no trabajo para nadie…


-Pues no tienes otra opción ¿o sí?- le preguntó el hombre corpulento con una sonrisa.


-De hecho podría matarlos a todos ahora mismo e irme…- contestó Lilith tranquilamente.


Los tres hombres que viajaban en la camioneta estallaron en carcajadas.


-Jajajaja, vaya que sí eres divertida… pues a ver, muéstranos como lo haces…


-Más que un honor… será todo un placer para mí…-contestó la chica sacando cuidadosamente un diminuto cuchillo que traía bajo su guante derecho.


-¡Hey!, ¡ la policía nos sigue!.- alertó de pronto el conductor de la camioneta.- nos vienen siguiendo… son muchos ¡ es una maldita caravana!


El hombre corpulento se asomó para ver y efectivamente pudo comprobar que la policía les venía siguiendo, así que sacó una metralleta corta que traía oculta bajo el asiento y la sacó por la ventana… en un momento dado comenzó a disparar.


-¡Nos disparan!- gritó Kevin agachándose en su asiento.- ¡aumentemos la velocidad y respondamos al fuego!

Una espectacular balacera se produjo en medio de la autopista a plena luz del día cuando los oficiales intentaban detener el vehículo donde iba Lilith y los demás hombres, tras unos segundos la carretera tomó un camino desierto en donde ya no se veían más automóviles ni civiles.

-¡Maldición, se escapan!- gritó Kevin.


-¡Aún no!- contestó Leon S. Kennedy asomándose por el techo del vehículo blindado con un lanzacohetes en mano.

Preparó la mira y cuando pudo fijar el blanco finalmente jaló del gatillo. Un cohete diminuto salió disparado y dio en una de las ruedas posteriores de la camioneta provocando su volcamiento en uno de los costados de la carretera. El vehículo rodó por una llanura hasta que se detuvo al chocar contra un árbol. Lilith fue la primera en volver a abrir los ojos… se encontraba de lado con el cadáver del hombre corpulento encima de ella, haciendo un gran esfuerzo logró apartarlo y lentamente comenzó a salir de la destrozada camioneta.


-¿Scott?, ¿estás bien?,… debemos irnos,… ¿Scott?- preguntó Lilith acercándose al cuerpo de Scott quien sólo se encontraba desmayado a unos cuantos centímetros del vehículo. La mujer vio que a unos metros de distancia estaba su motocicleta que seguramente salió disparada en el volcamiento. La fue a buscar con la intención de llevarse en ella a Scott y finalmente salir de ahí, sin embargo al llegar a ella pudo ver que por la llanura se acercaban ya los oficiales de policía así que se ocultó tras unos arbustos por unos segundos, pero al ver que ellos eran demasiados, y que cerraban el perímetro, y que peor aún, se quedaban con Scott… optó por huir del lugar a pié.


Más tarde en el cuartel de policía los oficiales interrogaban a Scott para intentar obtener alguna información sobre quién era Lilith y saber a quién se estaban enfrentando.


-Lilith es una muy linda amiga, a veces sale a comer pizza los fines de semana y me lleva con ella… si me porto bien me deja comer un pedazo. Una vez se enojó conmigo porque según ella dice que no paro de hablar, pero yo creo que más bien el problema es de ella ya que le gusta ser media ermitaña. Una vez se me ocurrió desearle una feliz navidad ¿y saben que me contestó?, bueno no les puedo decir porque es una palabra muy fea y a mi no me gusta decir palabras feas… bla… bla… bla

En aquel momento entra al cuarto de interrogación Leon S. Kennedy, Scott pareció asustarse mucho.


-¡eeekkkk! ¡el señor del lanzacohetes!


-¿Qué información útil ha dicho el sospechoso?- preguntó Leon ignorando por completo a Scott.


-Pues además de un posible parentesco sanguíneo contigo… lo demás ha sido detalles de su relación con Lilith.- contestó Kevin aburrido.


-¿Qué parentesco sanguíneo?


-¿No te has mirado al espejo?... eres igual al sospechoso, ¿estás seguro que no tienes un hermano perdido?


Los demás oficiales presentes comenzaron a reír a carcajadas ante el evidente parecido físico entre Scott y Leon S. Kennedy. Este último no se lo tomó muy buena manera.


-Muy gracioso… sigamos perdiendo el tiempo con chistes mientras la mujer asesina continua libre por ahí. Scott, ¿Dónde vive Lilith?, ¿nos puedes llevar ahí?


-¡Sí , señor!- exclamó Scott poniéndose de pié emulando el saludo militar.


Más tarde los oficiales se encontraban en el apartamento donde Lilith había estado viviendo el último tiempo. El lugar tenía muchos elementos perturbadores que contribuían a formar un perfil sobre la muchacha, tales como gustos musicales, peliculas, libros, etc. Leon se dirigió a la cocina y comenzó a examinar los muebles que allí habían… Kevin le acompañó en la inspección.


-Hay indicios de que uno o más crímenes pudieron haberse cometido aquí ¿no te parece?- preguntó Leon observando unas manchas de sangre seca que había cerca del lavabo.


-Te apuesto 10 a 1 que en el refrigerador encontraremos algo escabroso…


Leon observó a Kevin y asintió, ambos se dirigieron al refrigerador y lentamente Kevin comenzó a abrir el congelador… pero simplemente nada había.


-Créeme que no me hubiese sorprendido ver una cabeza congelada ahí dentro…- dijo Kevin cerrando el congelador otra vez.

De pronto un oficial les llamó desde la sala principal, en sus manos traía un cuaderno con apuntes y cosas escritas.

-Lo encontré en la habitación de la chica… es como un diario de vida o algo así… escuchen esta se llama… “Falsch Liebhaber”, dice…

"¿Alguna vez escuchaste lo que te cantaba?
¿Alguna vez leíste lo que te escribía?
¿Alguna vez me dejaste entrar al mundo donde te escondías?
Eras todo lo que adoraba
Pero ahora el telón se levanta ante tus pies,
La muñeca cobra vida ante el público ignorante
Con ironía les sonríes, cruel amante
¿Desplegarás tu verdadero arte arrancándoles la piel?."


… está lleno de cosas así, pensamientos, canciones… etc.


-Bah, es una chica que pide atención y punto… seguramente la dejó el novio y anda por ahí diciendo “¡mirenme!, yo también existo”- comentó ofuscado uno de los oficiales.


-No, Svenson…- respondió Leon S. Kennedy deteniéndose en una singular pintura que había colgada en una de las paredes.- esta vez nos enfrentamos a algo verdaderamente complejo y malvado… esa chica no tiene reparos en matar a quien se le antoje.


-¡No hablen mal de mi amiga! >.< - exclamó de pronto Scott.





Próximamente capitulo 3




Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

6 comentarios:

Lady Bateman & Pupeteer Raven dijo...

Jajaja, me gusto bastante.. porque dejaste a Scott como un bobo :B como yo siempre lo dejo.. =D Estuvo bueno el cap, le falta.. algo ._. tal vez mas sangre para mi gusto xD jajaj bueno, kizz kizz, cuidate ^^ (The Puppeteer)

Marcelo Carter dijo...

Gracias, Pupeteer :), quiero enfocarme mucho en la relación Scott-Lilith, creo que hacen buena dupla. Sobre lo de la sangre pues sé muy bien la cantidad de hemoglobina que Lilith acostumbra a dejarnos en cada entrada de tu blog, sin embargo en verdad deseo exponer otra cosa que tiene ella y me gusta jej. Un saludo y muuuy bueno el que escribiste tú. saludos y kizzes para ti.

Brian dijo...

ei muy bueno de verdad Cada ves mejores las historias espero con ansias la 3ra parte muchos saludos Marce

ARTURO GARCIA dijo...

POR QUE SE LLAMA ¡LxL! QUE SIGNIFICA?
AUNQ AL PRINCIPIO CREI QUE ESTA CHICA HIBA TRAS DE LEON... Y RESULTO SER UN TIPO Q SE LE PARECE, PERO BUENO, ESPEREMOS EL SIGIENTE CAPITULO CUIDATE.

jessysscgw dijo...

bueno soy nueva en el banner pero debo decirte que estoy fasinada con tu historia, la verdad soy super fanatica del videojuego y de leon y claire (ADORO ESTA PAREJA!) ojala actualices pronto estoy super pendiente de los capis, Bye!

Marcelo Carter dijo...

Hola, Jessi ya he puesto el 3er capitulo y pues espero ir actualizando lo mas pronto posible, pero ya ves que la inspiración a veces llega cuando quiere y se va cuando quiere u.u jeje. Un saludo y gracias.