domingo, 19 de febrero de 2012

Post-Mortem

Eran unos gritos horribles… alaridos perversos y de ultratumba.



Jamás había escuchado unas voces así, tan…tan extrañas y casi demoniacas. Sonidos que nunca antes habían llegado a mis oídos. Detuve mi huir precipitado por unos segundos y me quedé allí… con mis cinco sentidos robados por el asombro. Extraños sonidos guturales cabalgaban por el aire y llegaban a mí de forma asquerosa y horrible, voces que ya no eran voces…

Mi olfato debió haber sufrido tanto como mi vista. Un hedor repugnante hería mi nariz cada vez que intentaba respirar, contuve el aire por unos instantes…. Luego exhalaba por la boca, sin embargo el putrefacto olor se las arreglaba lo más bien para atormentar mis olfato por cualquiera de las dos formas, inundando mis pulmones con aquel venenoso aroma a muerte. Creo que solo la distancia salvó a mi paladar de no alcanzar a percibir algún sabor de lo que acontecía… pues el hedor era tan fuertemente asqueroso que hasta parecía saborearlo. Del tacto no me referiré, pues de solo imaginar el haberme acercado me produce hasta ahora náuseas. ¿Qué mal me han hecho mis manos como para haberlas expuesto a semejante atrocidad?

Mi vista no tuvo tan buena suerte…, un extraño embrujo evitó que cerrara mis ojos y por ende hasta hoy sigo siendo atormentado por mi maldita memoria fotográfica. Jamás debí haberme detenido en mi loca carrera por huir. Una abominación de carne, tejido muerto, sangre coagulada y podrida se combinaba con otros pedazos de piel y huesos rotos. Toda la podredumbre… enfermedad y repugnancia se abrazaban en un asqueroso rito de… ¿amor?

Pude ver gotas de sudor recorrer los asquerosos rostros de los involucrados, aquella cosa que semanas o quizás meses atrás había sido un hombre y la otra que de igual forma hace bastante tiermpo pudo haber sido una mujer, ahora no eran más que pobres y terribles parodias de lo humano. Gusanos recorrían sus pieles y carnes colgantes… indiferentes al horrible jadeo y movimiento de aquellos dos infectados que consumaban allí, bajo la tétrica luz de la luna junto a una capilla… su macabro acto de amor…


Luego de un instante y antes de que se percataran de mi presencia, huí despavorido... dejándolos a solas con su extraño acto sexual post-mortem…
























...son las 2 de la madrugada y afuera la luna está llena...

LEON S. KENNEDY, 02:06 A.M.




Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, definitivamente no me esperaba esto!
Veo qe el virus mantiene toodas las necesidades básicas, no? JA!
Saluuudos, Marce! :D

Mery :)

Butterfly dijo...

Asco ._. Muertitos teniendo sexo? JAJAAJAJ pense que no tenian la necesidad de reproducirse XD son estas las cosas que no se ven en National Geographic XD

Marcelo Carter dijo...

Muchas gracias, amigo Kevin y Mery :)

Un saludo y agradezco mucho que hayan dejado sus comentarios :)

Butterfly dijo...

Que Kevin marcello -.- Soy yoo! Adrian xd SALVATORI!