jueves, 16 de mayo de 2013

Pistolas y espadas



Bien, dicen que siempre es mejor comenzar por el principio y eso es lo que haré…

Era mediodía y había un tráfico horrible en la ciudad, tardé dos horas en llegar al lugar donde debía recoger a un hombre para escoltarlo hasta una instalación de seguridad del gobierno. Parecía ser un sujeto muy importante aun cuando yo ni siquiera había oído antes hablar de él… su nombre era Graham Bacon. Cuando ya me faltaba poco por llegar me comuniqué por radio con el agente que lo custodiaba en la suite presidencial del Hotel donde este se hospedaba.

-Norman, aquí Leon…- dije mientras aparcaba junto al hotel.- Ya he llegado, ¿todo bien ahí arriba?

-De maravilla.- me contestó Norman a través del radio.

Bajé del automóvil y con prisa me metí al hotel. Pasé por tres detectores de metales y enseñé mi credencial gubernamental a cinco empleados distintos del comité de seguridad, sin duda este sujeto debía ser alguien muy importante como para que lo cuidaran de esta manera y –modestia aparte- también como para que me asignaran a mí como su escolta. Finalmente llegué a la habitación en el cuarto piso, fue Norman quien me abrió la puerta.

-Hola, ¿todo bien?- pregunté.

-Sí, el señor Bacon se encuentra empacando en su habitación… se supone que ya debería estar listo, pero…

-¿Qué?- pregunté incrédulo.- ¿aun empacando? El protocolo exigía que a mi llegada debíamos partir inmediatamente, espera iré por él…

Atravesé la enorme estancia y dirigí mis pasos hacia la recamara, allí me dispuse a hablar con el señor Bacon.

-Señor Bacon… buenas tardes mi nombre es Leon Scott Kennedy, seré su escolta y mire, por la hora creo que…







 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Lamentablemente no alcancé a terminar la oración, un rostro familiar e impensado me observó desde el otro extremo de la recamara, se encontraba bebiendo una lata de gaseosa y de pronto una enorme sonrisa llenó su rostro. Arrojó la gaseosa al suelo y vino corriendo a mi encuentro. Se trataba ni más ni menos que del odioso e insoportable Adam Raynolds… quien luego se cambió el nombre a Kevin Grayson. El orate se abalanzó sobre mi con la intención de besarme en el rostro, pero logré conectarle una llave y lo arrojé al suelo.

-¡Pero….! ¿De qué mierda se trata esto?- pregunté enfurecido al máximo.

-Ahmmm… ¿así es como recibes a tus amigos?- me preguntó Grayson desde el suelo.- ¿no hay globos o cotillón?

-Tú no eres mi amigo, maniático.- le contesté e indignado volví a la sala para encontrarme con Norman y pedirle unas cuantas explicaciones. Kevin Grayson es el ser más infantil, irritable e insoportable del mundo, lo que contrasta con su pasado de asesino de multitudes. Suele cambiar de nombre y de apariencia constantemente, durante mucho tiempo estuvo prófugo gracias a que hábilmente se caracterizaba como mujer y eludía la vigilancia de todos los organismos que le perseguían por distintos países. Fui testigo una vez de como recibió poderes sorprendentes de unas extrañas criaturas que habitaban más allá del vasto y terrible vacío cósmico () convirtiéndolo prácticamente en un dios. Esto hizo que la O.N.U. hiciera tratos con él para mantenerlo a raya a cambio de un suministro eterno de barras de chocolate… ¡barras de chocolate, por favor! Sin contar nuestra aventura en el extraño y terrorífico pueblo de Silent Hill (),… hacía ya bastante tiempo que no me topaba con Kevin.

-Muy bien, ¿de qué se trata esto?, ¿en verdad debo escoltar a este orate?- le pregunté a Norman indignado.

-Así es, Leon… ¿cuál es el problema?- me preguntó confundido. En ese momento Kevin apareció en la sala.

-¿Qué acaso no eras un  semi-Dios “todopoderoso” la última vez que te ví?- le pregunté a Grayson.- ¿Por qué diablos pides escolta, Kevin?

-Fue horrible, Leon- me contestó el orate.- una mañana me vi en el espejo y supe que ya no tenía poderes… no sé cómo… ahora solo soy un pobre y triste hombre mortal. Como tú jeje. Por cierto ya no soy más Kevin, soy Graham.

-¿Eh?- pregunté sin comprender.

-Que ya no soy más Kevin Grayson, ahora me llamo Graham Bacon.

-No me digas.- respondí con sarcasmo.- volviste a cambiar de nombre.

-¡No contaban con mi astucia!  u.u

Me llevé ambas manos al rostro. Simplemente no lo podía creer, pero bueno… mientras más pronto saliera de esta situación, más felices seríamos todos.

Me despedí de Norman en la suite y luego con Kevin… digo, con Graham Bacon salimos del hotel y nos dirigimos hasta el automóvil, metí su equipaje en el baúl y cerré la cajuela con violencia.

-¡Hey, más cuidado! Esa maleta vale más dinero que todos tus ahorros- me reprochó de pronto.

-Escucha…. Graham. Solo hay una regla mientras te escolte camino a la instalación del gobierno, y esa regla es… mantén tu maldita boca cerrada, ¿crees poder cumplirla? No me costaría nada darte un balazo en la cabeza y luego decirles a todos que fue un francotirador mientras estábamos en una luz roja.

-¡Eres  un pesado!- me contestó y luego se metió casi corriendo en el automóvil. Yo respiré hondo y al cabo de un instante me metí yo también.

 Viajamos mucho rato en silencio, miré varias veces por el retrovisor y Graham a veces observaba por la ventana hacia afuera con mucho cautela, lucía bastante asustado. Bueno, haber perdido sus poderes de dios universal debe haber sido un duro golpe para él. Eso hizo que me preguntara sobre qué clase de enemigos pudo haberse hecho este orate mientras podía viajar por el universo y sus distintas dimensiones, digo, conociendo su personalidad infantil e insoportable es fácil suponer que se ganó la odiosidad de muchos, pero ¿por qué nuestro gobierno le protegía tanto?, ¿quién querría hacerle daño esta vez?

-Hey, Graham… quiero hacerte una pregunta, espero no te moleste.

-Vaaaayaaaa… miren quien acaba de emitir un sonido.- me contestó.- el señor Leon “soy un soltero amargado” Kennedy. ¿Quién es el que quiere hablar ahora, eh chico listo?

-Es solo una pregunta ¿bien?, aprovecha esta oportunidad que te doy para que hables… dime, ¿por qué nuestro gobierno se preocupa tanto por tu integridad y busca ponerte a salvo?

-Cuando tuve poderes les hice muchos favores, varias ocupaciones e invasiones a países petroleros resultaron sumamente fácil. Además… creo que es una forma de decirme “gracias” por no haberlos aplastado cuando se me antojó.

-Ya… pues viniendo de ti, lo creo cien por ciento.- respondí con un escalofrío.- Bueno, ahora dime, ¿Quién te amenaza?, ¿Quién es el que quiere hacerte daño?

-Oh, prefiero no hablar de eso.- protestó cruzándose de brazos.- Aunque no lo creas, me recuerda a ti.

-¿A mí?...-pregunté confundido, mas en ese instante preferí mejor no seguir indagando.- Bueno, lo que tú digas, Graham.

 Hacía un calor infernal.

El atochamiento en la carretera era cada vez peor y permanecimos varios minutos estancados en un cruce. De pronto un temblor subterráneo fue creciendo gradualmente, poco a poco iba aumentando hasta llegar a un punto en el que sacudió toda la carrocería del vehículo.

-Ahm, ¿terremoto?- me preguntó Graham desde el asiento posterior.

-Así parece…- contesté no muy convencido, mientras veía a las personas de los demás automóviles asustadas y confundidas al no saber qué era lo que estaba ocurriendo.

Luego una explosión justo en el automóvil que estaba adelante de nosotros sacudió los cimientos de la tierra, el vehículo voló por los aires y una figura envuelta en llamas subió hasta las nubes para luego caer con fuerza sobre nosotros hundiendo parte del techo. Mientras me recuperaba del aturdimiento por la sacudida pude oír una voz humana tarareando una canción arriba de nosotros, luego el techo se abrió cual hojalata producto del filo de una espada y un hombre de abrigo rojo apareció sobre nosotros… era un sujeto violento y lunático, nos miró con desprecio y dijo:
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
-Digan sus oraciones, payasos.







Próximamente CAPITULO 2






¿Su nombre?.... Dante...

LEON S. KENNEDY  01:19  A.M.


Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License 

3 comentarios:

Maular vez dijo...

Buena historia Marcelo, me agrada la personalidad de niño Kevin Grayson.. digo Graham Bacon :P, jejeje como desespera al pobre de Leon :(, ya espera una historia asi, donde juntaras a Dante con Leon, solo una pregunta porque elegiste al nuevo Dante en lugar del anterior?? sera que este nuevo dante va mas con la personalidad y fisico de Graham Bacom?? Un saludo y espero con ansias el siguiente cap :)

Marcelo Carter dijo...

Jeje, grax, Maular por comentar, pronto ya estará lista la 2da parte. Pues... preferí a este "nuevo" Dante para darle un contexto más actual a la historia, solo eso. En un comienzo iba a poner al clásico que todos conocemos de cabello blanco, pero solo por una cosa de actualidad preferí el look que tiene ahora. No, Graham Bacon no tiene nada que ver jaja.

Espero leas la saga "Silencio" del blog donde aparece por primera vez y va con Leon a Silent hill, y luego "El viaje" donde Leon es testigo de cuando Kevin recibe poderes cósmicos, saludos :)

Anónimo dijo...

Leon en Silent hill ya me lo imagino