lunes, 2 de julio de 2012

No debí estar allí
























SEGUNDA PARTE Y FINAL



 Unos cuchicheos me despertaron en medio de la oscuridad absoluta, poco a poco la palabra llegó con claridad a mis oídos, se trataba de mi nombre:”Leon”. Alguien me estaba llamando. Me erguí sutilmente desde donde estaba recostado y por la básica noción que uno pude tener del espacio reducido en la oscuridad pude comprobar que dos hombres se habían arrimado muy cerca de mí.

-Tranquilo, soy yo… Charles.- me dijo la silueta que estaba frente a mí.- no he encendido la lámpara pues no quiero despertar al muchacho, ¿lo oyes roncar verdad?

  Efectivamente, a mis oídos llegaron unos débiles ronquidos desde unos cuantos metros más adelante.

-Hey, te presento a Erich… no hemos tenido la oportunidad de charlar los tres.- me dijo de pronto Charles.

-Hola…- me saludó la silueta que tenía a mi izquierda. Era todo muy raro, por unos segundos dudé de haber despertado pues la escena parecía sacada de un mal sueño.

-¿Qué sucede?- pregunté al fin.

-Debemos hacer algo con respecto a nuestra situación.- me contestó Charles.- Vamos para el 5to día sin alimento ni agua, y para como va el asunto… es altamente improbable que algo vaya a cambiar. Pero… yo no quiero morir, ni Erich tampoco, ni ese muchacho que duerme tampoco, y estoy seguro que tú Leon… tampoco.

-Lo sé, pero es mejor no pensar en ello, créanme, no se concentren tanto en la muerte…- contesté.- he estado en situaciones igual de terribles y esa clase de pensamientos no ayudan en nada.

-Es que ese es el punto, tú estás entrenado para sortear condiciones extremas, y nosotros no… para nosotros esto es el doble o el triple de intolerable que para ti. Esta situación es muy oscura y tétrica, Leon… por ende las medidas que podemos tomar han de ser irremediablemente igual de tétricas...

  No me gustaba. No sé si era por la oscuridad, o por haber despertado de mal humor, o por encontrarme rodeado de dos siluetas en un espacio muy reducido, el punto es que me sentía demasiado incómodo y esa charla no me estaba gustando.

-Bien, ¿y esas medidas son?- pregunté.

-Seamos realistas, debemos comer algo…- me dijo Charles desde la oscuridad absoluta.- he pensado en ir y tratar de deslizarme por entre los escombros a ver si encuentro algún camino a la superficie o algo así, pero estamos muy débiles…y debemos comer.

-Bueno, de ser por eso yo puedo ir y hacer ese intento ya que me siento menos débil que ustedes…- respondí.

-¿Y si no regresas?...- preguntó de pronto la voz de Erich quien hasta entonces se había mantenido al margen.- ¿Si vas, encuentras una salida y huyes?, ¿o si un escombro te cae encima y te aplasta la cabeza? O lo más probable: ¿si vas y no hay ninguna obertura y vuelves sin nada? El problema de la comida sigue para nosotros.

-No comprendo, ¿qué es lo que quieren decir?- pregunté un poco confundido.

-Necesitamos comer, Leon…- me replicó Charles.- Ya sea para poder movernos o para sobrevivir unos días más, el mandato es el mismo: debemos comer si o sí.

-¿Y piensan pedir una pizza?- pregunté con tono sarcástico.- Estamos enterrados varios metros más debajo de la superficie, ¿qué no se han dado cuenta?

-Sí que nos hemos dado cuenta, Leon… eres tú el que aún parece no darse cuenta.- me volvió a insistir Charles desde la penumbra.- Tú estás entrenado, nosotros no y no queremos morir… hay solo una solución para nuestro espantoso padecimiento y debemos resolverlo de la forma más madura posible… uno de nosotros debe sacrificarse por el resto, ¿entiendes? Uno de nosotros deberá morir y ser la fuente de alimento para los demás. La forma más justa de decidirlo es mediante un sorteo…

  Rápidamente los latidos de mi corazón comenzaron a golpear mi pecho, la sangre volvió a circula por mi cuerpo y me puse en alerta, dirigí mi mano derecha a mi espalda para sacar mi cuchillo, pero con horror pude notar que no estaba… lo habían sustraído.

-No te molestes…- me dijo Erich, la otra silueta.- Te hemos desarmado mientras dormías… nada personal, solo precaución.

-Escúchenme bien, par de idiotas…- dije atolondrado por el miedo, las palabras se tropezaban en mi boca.- ¡no podemos hacer esto!, debe haber otra manera… ¿no se dan cuenta que arriba está sucediendo lo mismo?, gente se está comiendo a otra gente y ustedes… ¿ustedes quieren hacer lo mismo?

-Piénsalo con la cabeza fría…- me insistió Charles.- Tú quieres sobrevivir y nosotros también… la forma más justa es dejarlo al azar y hacer un sorteo, todos debemos estar de acuerdo, TODOS.

-Así es, pero si sigues negándote… quizás no sea  necesario realizar ningún sorteo.- Concluyó Erich.

  Esas últimas palabras bastaron para dejarme petrificado y sin habla. Las dos siluetas se alejaron y se reubicaron en sus anteriores posiciones. Tenían razón, yo también quería sobrevivir, yo también me negaba a morir, yo también estaba muriendo de hambre, pero… ¿acaso era el único que albergaba un poco de sentido común?, ¿Qué iba a decir Samuel cuando se enterara? Por un momento sentí que el destino nos estaba empujando a todos a la locura…y a veces también sentía que el plan no dejaba de tener sentido. Mas valía que tuviera sentido para mí, pues tal como dijo Erich… si yo continuaba negándome y desafiándolos ¿Qué les impediría matarme y comerme a mí? Espero que quien lea estos pensamientos que he dejado en mi diario no se apresure en juzgarme de mala forma, pues de partida debería antes saber lo que se siente estar en una situación tan extrema y espantosamente horrible como la mía en aquel momento. No quise volver a dormirme… tenía miedo. De pronto pensé que sería buena idea hacerles ver que estaba de su lado lo antes posible.

-Hey, Charles…- llamé desde la oscuridad.

-¿Qué pasa?- me preguntó.

-Está bien, cuando se despierte Samuel le diremos y veremos que sucede…- dije.

-Bien.- me contestó secamente.


  Nuevamente me volví a dormir.


 Reitero que para quien no sepa lo que es pasar 6 días sin comer absolutamente nada, encerrado a oscuras varios metros bajo tierra, sin posibilidades de escapar, le va a ser muy difícil entender a cabalidad como funciona la psicología humana en momentos tan adversos, y también será muy difícil que juzgue nuestros actos con total objetividad… he mencionado ya mi desesperación, mis miedos, el dolor insufrible de mi ojo derecho, cada uno de ellos grandes cargas que reposaban sobre la débil espalda del sentido común…. Lamentablemente si pones demasiado peso encima, éste simplemente se quiebra. Con ello no busco justificarme, tan solo intento poner en el contexto adecuado a quien alguna vez tenga la oportunidad de leer estas líneas de mi diario, y no se deje sorprender  en demasía por la serie de hechos que siguieron a continuación.

Samuel fue puesto en aviso apenas hubo despertado, el muchacho lloró amargamente durante varios minutos y luego perdió por completo el habla. En medio de la penumbra deliberamos con Charles y Erich sobre cuál sería el mejor método para sortear el desgraciado y macabro juego que determinaría la muerte de uno de nosotros, claro está que yo no puse demasiado entusiasmo en la labor. Finalmente optamos por el juego de la “varilla más corta”, unos trozos de plástico de un pasamano servirían para dicho propósito. Una vez más insistí, con mi voz quebrada a postergar el terrible sorteo… pedí que me dieran tiempo para intentar buscar una salida del averiado vagón y luego alguna vía que condujera al exterior, pero fue imposible razonar y llegar a un punto de acuerdo…

Finalmente el momento llegó, encendimos la lámpara y poco a poco nuestros rostros volvieron a hacerse visible… mi ojo derecho apenas podía tolerar la débil y tenue luz de la lámpara de aceite. Charles se veía mucho más demacrado que el día anterior y la comisura de sus labios sangraba, supuse que el hambre le había hecho querer probar un pedazo de su propia boca. Erich apenas pestañaba, tenía una mirada profunda y una barba desaliñada que a veces, producto de la angustia y del nerviosismo no dejaba de arrancarse, allí supe que tenía tanto miedo como yo de participar en el macabro sorteo. Samuel, quien había caído en estado crepuscular luego de no poder asimilar la situación, volvió su rostro hacia la lámpara y noté que estaba mucho más participativo… es más, me atrevería a decir que no tenía miedo y deseaba comenzar el sorteo lo antes posible. Aquello me descolocó, por un momento me vi solo… absolutamente solo, rodeado por tres extraños salvajes. Sin embargo, no tardé en verme contagiado por el mismo éxtasis de la desesperación. El miedo se hace tan intolerable que suele derivar en estados de euforia y de rabia. Finalmente, tras mutuo acuerdo determinamos que yo sostuviera los 4 trocitos de plástico y los fuera ofreciendo. En este punto, al verme ya a apunto de comenzar… nuevamente el horror se apoderó de mí y pensé en arrodillarme y suplicar para que me dejaran fuera del juego, pero finalmente y quizás para mi desgracia… pude contenerme. El primero en sacar una varilla fue Erich, su rostro permaneció inmutable al notar que la estatura no era ni muy pequeña ni tampoco muy grande, pero el sudor que recorría su frente era evidente. El siguiente fue Charles, su varilla resultó ser más larga que la de Erich, y lentamente la tensión de su cara se fue relajando. A continuación fue el turno de Samuel, quien con mirada desafiante no demoró mucho en sacar una varilla, era corta, más corta que la de Erich y la de Charles. El muchacho palideció  Fue mi turno, solo me quedé con una varilla en mi poder…abrí mi mano y con un extraño alivio comprobé que era del mismo tamaño que la varilla de Erich.

El designio ya estaba hecho. No mentiré, me sentí aliviado de librarme de la desgracia de ser muerto a manos de aquellos desconocidos, pero no pude sentirme indiferente a lo de Samuel. El chico estaba pálido… temblaba mucho y luego vomitó un par de veces. Erich y Charles querían que yo llevara a cabo la labor de quitarle la vida a lo cual me negué de forma irrefutable, de hecho, tampoco accedería al sangriento y macabro festín que sucedería a continuación, apenas solamente acepté participar del sorteo. Samuel lloraba mucho y yo lloré con él durante largo rato. Finalmente el chico se encomendó a Dios y con determinación admirable pidió él mismo quitarse la vida. Así fue… le sugerí cortarse las venas de sus muñecas, eso sería el equivalente a solamente quedarse dormido, pero él insistió en que no quería desangrarse lentamente hasta morir, sino que prefería que fuera rápido. Entonces la mejor opción era una estocada al corazón, con esa idea en mente el muchacho se sentó y ubicó mi cuchillo de servicio en su pecho. Yo sabía que una puñalada en el corazón duele mucho y la muerte no es tan instantánea… es decir, pasan de 3 a 6 segundos hasta antes de morir, lo suficiente para sufrir una agonía espantosa. Sigilosamente me ubiqué tras él y cogí un pedazo de tubo de pasamano…. Sé que el acto que pasaré a describir a continuación muchos lo reprobarán, pero por mi cabeza solo pasó la idea de hacer que Samuel sufriera lo menos posible, el chico alzó su brazo y justo antes de enterrarlo en su pecho, yo le di un certero golpe en la nuca que lo dejó inconsciente al instante. Aterrado, me fui a un rincón… no podía dejar de temblar. Charles y Erich me observaron detenidamente por unos segundos y luego comprendieron entonces que había dejado en ellos la tarea de quitarle la vida al muchacho, la chance de que el cargo de consciencia no les permitiera seguir adelante fue solo un fugaz espejismo, pues Erich no tardó en coger el cuchillo… alzarlo en el aire y luego, acompañado con un desgarrador grito salvaje, lo dejó caer una y otra vez en el cuerpo del desafortunado chico. Apagué la lámpara… no quería ver, y luego me tapé los oídos para no escuchar el salvaje jadeo que emitían ambos hombres al desvestir y al comenzar a desollar aquel blando y aún tibio cadáver…

  No fue hasta 5 días después que una explosión sacudió el vagón en donde nos encontrábamos atrapados. Un contingente militar buscaba un pasadizo oculto para llegar a un sector impenetrable de la ciudad y se toparon con los escombros que nos habían tenido cautivos, las explosiones remecieron parte de nuestra “jaula” y logramos ser oídos por ellos. A veces pienso si hubiésemos soportado estar esos 11 días sin comer hasta ser encontrados de casualidad por los militares, pero no puedo ni tampoco quiero creer que la muerte de Samuel fue en vano. También pienso qué hubiese pasado si la varilla más corta me hubiese tocado a mí… de tanto pensar a veces he llegado a las conclusiones más extrañas, sórdidas y siniestras que alguna vez cruzaron por mi cabeza y la verdad… he desistido de hacerlo. Solo sé que mi vida se la debo a Samuel. Y es que difícilmente yo hubiera sobrevivido esos 11 días sin llevarme algo a la boca…

Por ello es que pedí apartarme algo especial…

Solamente quise su corazón…






Leon S. Kennedy   23:39  P.M.




Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

8 comentarios:

AdrianSalvatori dijo...

Pues, Amigo marcello, me tomare la libertad de no calificar este artículo.

Si lo que querias era atrapar al lector, lo lograste, no hice absolutamente mas nada. Sin embargo, la personalidad de Leon se ve demasiado cambiada (al menos para ser un encierro de 11 dias). Sin embargo, y aunque excesivamente macabra, ha sido una excelente historia! :D

Marcelo Carter dijo...

Grax, amigo Adrian. Es un lado que pocas veces se ha explotado de forma importante en Leon... el miedo. Y estoy consciente que esto no va a gustar mucho a los fans jeje, por cierto el dolor en su ojo es algo autobiográfico, el mismo dolor que padeci yo días atrás por el stress u.u

Anónimo dijo...

Muy buena la historia, en la parte final pensé que Leon se había vuelto loco xD. Pobre chico que tuvo que dar su vida. Sinceramente nunca me imaginé ver a Leon Scott Kennedy comer carne humana :). Gran historia...

Anónimo dijo...

0_0 sin palabras...

Marcelo Carter dijo...

Muchas gracias, amigos anónimos. Personalmente también considero que es bastante intensa y he de decir que es una de las mejores del blog (sino es que la mejor) creo que después de esta... me retiro u.u

jaja

un saludo y mil gracias :D

Lady Bateman dijo...

Todavia no termine de leerla, recien me estoy poniendo al dia con el blog, lo que si te podria dar un consejo?.
Podrias poner el tono de las letras en un gris claro? por que el blanco haciendo contraste con el gris oscuro me esta matando la vista xD
Despues te dejo mi opinion sobre la historia, saludines!

Lady Bateman dijo...

Muy buena Marce, me encanto. Me hubiera gustado saber si el dolor en su ojo era algo nervioso o algo se le metio en el, pero son detalles. El final es algo estremecedor, el solo hecho de que Leon coma esa parte tan especifica da escalofrios.

Marcelo Carter dijo...

Hola, Lady! Grax x comentar. Pues si, en el 1er capitulo hay mucha referencia al problema de su ojo, y es que quería mas o menos dejar constancia que Leon la estaba pasando realmente mal para que así lo del segundo capitulo no se viera tan tan perverso..., pero pues, en verdad si es bastante perverso xd.

Gracias, tomaré ese consejo :D, saludos y que bueno leerte .