miércoles, 6 de octubre de 2010

Ashton: El triste caso del paciente Leon Scott Kennedy (Parte III)
















Aquella noche no pude dormir muy bien, no sé, andaba raro. El tic-tac de mi reloj sonaba unas tres veces más fuerte que de costumbre y para variar la soledad de mi cabaña era el escenario perfecto para que mi mente imaginara toda clase de ruidos y cosas que me mantuvieron en alerta. De pronto, unos golpes en la puerta me sacaron de aquel desquiciado estado de paranoia. Se trataba de Preston quien venía a charlar conmigo.


-Hola, uy ¡que cara!... te ves un poco demacrado.


-Estaba intentando dormir, Preston…- le dije.


-¿Tan temprano?, van a ser recién las 10 de la noche.


-Con razón no podía dormirme… bueno, ¿qué puedo hacer por ti?


Le hice pasar y tomamos asiento en la sala de estar, yo cogí una silla de la mesa mientras él se sentó en uno de los cómodos sillones que hay junto a la ventana, luego sacó un pequeño encendedor de un bolsillo de su chaqueta y lo mantuvo en sus manos.


-Así que… te quieres ir.- me dijo.


-No me digas nada… Dan te lo ha dicho, ¿no es así?


-Así es.


-Lo sabía… - exclamé.- Así es, planeo largarme.


-Por dios, Leon… - me dijo y luego encendió la llama del encendedor por unos segundos, luego lo volvió a apagar.- Diablos, olvidé mis cigarrillos en la otra chaqueta. Pero dime, ¿a que viene esa actitud de “fuga”?, ¿no te sería más fácil aceptar la ayuda que se te intenta brindar acá en Ashton?


-Nada de lo que pueda decirte en estos instantes hará que lo veas desde mi punto de vista.


-De hecho ya lo sé, crees que hay una conspiración en tu contra, ¿no es así?


Preston ya lo sabía, era mi fín. La última persona que yo deseaba que tuviera alguna noción de lo que estaba pasando era Preston. De pronto y sin saber cómo… le vi el lado chistoso al asunto y comencé a reírme…



-¿Mmm?, ¿qué es tan gracioso?

-Jejeje… es que debí suponerlo… jajaja, debí suponer que Dan no era de fiar… ¿Cómo confiar en un ex - empleado de Umbrella que vendió a su propia empresa? Jajajaja.


-No lo sé, al menos a mí me asusta el grado de paranoia que puedas desarrollar…


-De hecho… no es extraño pensar que Dan sea parte de la trampa…


-Estás entrenado y eso puede ser muy peligroso…


-Y si Dan es parte de esto, quiere decir que… tú también lo eres, Preston.


Me abalancé sobre el médico y logré neutralizarlo, cogí un cuchillo que había sobre la mesa y lo empuñé cerca de su garganta.


-¡Leon! ¿Que estás haciendo?, Detente antes que esto pase a mayores…


-Mas vale que la cortes con tu rutina de “médico-enfermo”, sabes perfectamente porqué hago esto.


-¡No tengo ni la más remota idea!... ¿cómo puedo saberlo?


-Sé que no has venido solo hasta aquí… hay alguien allá afuera – le contesté llevándolo a la puerta de entrada.- ¿Exactamente qué planeabas?


-Oh, ¿no crees que esto ya se está volviendo un poco bobo?- me preguntó.


-La táctica del encendedor junto a la ventana es clásica… ¿a quien diablos le hacías esa señal, Preston?


-¡Oh, por favor!... solo quería fumar y olvidé mis cigarrillos…


-Tú no fumas, Preston.


-Claro que sí, pero eres tú quien no me ha visto hacerlo.


-Mmm… te conozco… me hubieses preguntado si podías fumar antes de haber sacado tu encendedor siquiera.


-Es ridículo, ¿de verdad estás discutiendo por un estúpido encendedor?


Tan seguro estaba en ese instante de que Preston no estaba siendo sincero conmigo, que preferí cambiar de táctica.


-Bien, te creo…- le dije.- si tienes razón entonces podré asomarme afuera y no habrá nadie en los alrededores, ¿no es verdad?


-Compruébalo con tus propios ojos…


-No…- le dije.- tú saldrás primero… quiero que abras esa puerta y seas el primero de los dos en salir.


-¿Eh?, ¿pero porqué?


-Porqué ahí afuera no hay nadie, ¿verdad?, es lo que has dicho y te creo… no tienes nada que temer.

Preston guardó silencio, intuí que intentaba zafar de la situación en la que se encontraba buscando cualquier excusa, lo que me permitió adivinar al instante de que todas mis sospechas eran correctas. Finalmente y tras haberse dado cuenta él mismo de que yo llegaba esa conclusión, terminó por confesar.


-Tú ganas, Leon…- me dijo sentándose en una de las sillas.- Hay un francotirador allá afuera esperando a que salgas.


-¿Por qué quieren matarme?


-Porque te has dado cuenta de lo que se ha planeado en tu contra… esas fueron las órdenes, si dabas con la verdad, debías ser eliminado al instante porque te consideran muy peligroso….




Hasta el día de hoy no sé si tomarme como un halago lo último...
LEON S. KENNEDY, 02:43 A.M.

Creative Commons License
El diario de Leon S. Kennedy by Marcelo Carter is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

5 comentarios:

Guly dijo...

¿Sabes que muchas veces imagino a Chris encerrado en la mansión, repleta de zombies, y sin posibilidad de escapar, y que ante esta situación decide pasar sus últimos días de vida escribiendo sus experiencias en una máquina de escribir?

Por eso me gusta tu blog. Hoy leí la entrada del 6 de octubre, pero me prometo a mí mismo tomarme más tiempo para leer tooodo lo demás.

Mauri dijo...

Hamm y que te paresio mi idea marce...xk no haces una historia donde aparesca..alice.. ya se que leon y alice no se conoscieron .. pero me seria una buena hitoria, te tengo una idea(leon corria tratando de salvarse de los zombis, se esconde y encuentra a alice) bueno no la tomes en cuenta.. pero no esta mal mi idea?????????????????????

Brian dijo...

hola me gusto la idea esa de que alices aparesca seria genial pero que sea en Argentina seria mas genial espero que agan una historia asi seria lo mas ese blog es exelente la verdad entro todos los dias jaja aver si hay cosas nuevas
siempre exelentes historias saludos

ARTURO GARCIA dijo...

BUENAS IDEAS AUNQ ESO DE QUE SEA ARGENTINA PUES COMO QUE NO :) PERO BUENO ESTO DE LA CONSPIRACION CADA VEZ ES MEJOR AUNQ IMAGUINO QUE LEON DEBERA HAYAR LA MANERA DE SALIR DE SU CABAÑA SIN QUE EL FRANCOTIRADOR LO MATE, ESPERO UNA BUENA TACTICA DE SU PARTE, SALUDOS

Marcelo Carter dijo...

Hola, amigos. Pues todo es factible jej. Un saludo y ahora sigue tu historia, Mau. Saludos a ti también Arturo, espero te guste el cap final.

saludos.